• Las cuentas del  primer semestre de su ejercicio se han visto perjudicadas por el alza del euro, que hoy cotiza a 1,20 dólares y al alza.
  • Un incremento de la cotización del 14% respecto al dólar es suficiente problema como para que resulte compleja su gestión financiera.
  • Pero los ingresos en moneda local siguen creciendo. El beneficio también.
  • Pero el aumento del beneficio se ralentiza: crece un 9% frente al 18% registrado el trimestre anterior.
  • No obstante, los ingresos suben con fuerza (11%) y alcanzan los 11.671 millones de euros.
  • Los gastos operativos aumentan un 11,5% por la nueva superficie comercial abierta y por los gastos variables vinculados a las ventas.
  • En definitiva, unos buenos resultados que han permitido la creación de 11.043 empleos de los que 2.933 han sido en España.
Cuando el presidente de la japonesa Uniqlo tiene como reto superar a Inditex, convirtiéndose en un sueño para él en el corto plazo, ello implica que, realmente, la empresa gallega ha tenido éxito. Convertirse en mirada de todas las envidias es una evidencia de que las cosas se están haciendo bien, y además por parte de una empresa española, que parece que es una "rara avis" en nuestro país. Eso, lo que nos gusta criticar a todo lo huela a éxito. De hecho, los resultados del periodo presentados este miércoles indican claramente una mejora de sus cifras, resultados que tan sólo se han visto perjudicados por la reevaluación del euro que ha supuesto un efecto directo en los beneficios del grupo. Algún problema con el margen, pero nada serio, al menos de momento. Las ganancias del grupo se han elevado un 9%, una cierta ralentización respecto al primer trimestre, cuando su beneficio se vio incrementado en un 18%. Su beneficio queda fijado en 1.366 millones. No obstante, el nivel de facturación refleja un aumento del 11,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, con cifras de 11.671 millones de euros. En estos números mucho tiene que ver el efecto de reevaluación del euro que, de manera directa, ha devaluado los ingresos y el beneficio. Un incremento de la cotización del 14% respecto al dólar es suficiente problema como para que resulte compleja su gestión financiera. Eliminando el efecto tipo de cambio, tomando en consideración la moneda local, el crecimiento de las ventas es del 11%, siendo sus ingresos operativos comparables un 6% superiores a los registrados durante el mismo periodo del ejercicio anterior, con una evolución positiva en todas las zonas geográficas. Desde el punto de vista de la composición del resultado, el margen bruto queda fijado en 6.582 millones de euros, un 11% superior al primer semestre del año 2016. Con relación a las ventas dicho margen es del 56,4%, ligeramente inferior a las cifras del anterior trimestre de 2017 del 58,2% y del 56,8% del primer trimestre de 2016. En estas cifras mucho tiene que decir, tal y como hemos comentado, el efecto del tipo de cambio y, en especial, el incremento de las ventas on line, un 12% más. Lo anterior tiene un reflejo claro en su resultado operativo, con un aumento del 9%, hasta unas cifras iguales a 2.292 millones de euros (el efecto tipo de cambio restó un 17% a estas cifras). El resultado de explotación queda fijado en 1.744 millones, un incremento similar del 9%. No obstante, el problema surge de los gastos operativos, que aumentan un 11,5% pese a tener el grupo una política de control estricta. La nueva superficie comercial abierta y los gastos variables vinculados a las ventas justifican la evolución de tales partidas. Debemos recordar que el grupo tiene un total de 7.405 tiendas (en la imagen, la de Zara en Bruselas) en un total de 93 mercados diferentes, una variación neta de 113 tiendas más en el periodo. Todo un reto, que tan sólo puede verse sostenido en un marco de actuación con inversiones anuales de 1.500 millones de euros. Hace unos meses empezaron las obras de construcción de nuevo centro logístico en A Laracha y, en breve, el punto de conexión logística de Lelystad, que servirá de apoyo a las plataformas centrales logísticas que ya existen en nuestro país. El volumen de ventas del grupo se concentra de manera importante en Europa (un 43% sin tener en cuenta España) mientras que Asia ya representa el 25%. España acoge el 16% de la facturación, con un aumento de las ventas del 5% respecto a las del primer semestre del ejercicio fiscal de Inditex. En estos datos mucho tiene que decir Zara, entidad que sigue siendo el buque insignia a nivel internacional. Desde el punto de vista laboral se han creado 11.043 puestos de trabajo nuevos, de los cuales 2.933 se han generado en España, en especial en puestos vinculados a la incorporación de cuadros de primer nivel debido al efecto sede, tal y como puntualiza el grupo en la presentación de sus resultados. En definitiva, no podemos dar malas noticias ni ser más agresivos en el análisis de los resultados del grupo. Cuando presenten nuevas cifras en diciembre de este año intentaremos ser más cáusticos, si bien es cierto que su forma de trabajar nos gusta, como nos gustan los pantalones que ahora mismo llevamos puestos, por mucho que sean excesivamente slim fit para nuestra cintura. Rodrigo de Silos [email protected]