• Gas Natural Fenosa, cada vez más dependiente de Hispanoamérica.
  • Muchas quejas por la reforma Soria, pero sigue aumentando el Ebitda eléctrico en España.
  • La compañía asegura que la deuda es por la depreciación del euro. Cierto, pero usted no tiene que empatar, sino reducir la deuda.
  • Como en otras energéticas, se vislumbra un aumento de la demanda en el mercado nacional.
  • Curiosísimo mapa de producción energética de GNF en España: el denostado carbón es el que más sube (416%) hasta los 1.399 GWh, mientras que los ciclos combinados lo hacen un 24,6%, hasta los 3.500 GWh.
Los resultados de Gas Natural Fenosa del primer trimestre del año, presentados este miércoles, tienen dos caras. La positiva, el Ebitda crece un 11,8%, hasta los 1.369 millones de euros, y la cara negativa: la deuda aumenta un 2,3% en el trimestre, y alcanza los 17.331 millones. La deuda ajustada -teniendo en cuenta desvíos provisionales del sistema eléctrico- sube un 1,4%, hasta los 17.184 millones de euros. La compañía que dirige Rafael Villaseca (en la imagen) argumenta que este incremento se debe, principalmente, a la depreciación del euro. También señala que los vencimientos son cómodos (todas las necesidades financieras de 2015 y 2016 están cubiertas), y que tiene 10.322 millones de euros de liquidez. Todo esto está muy bien, pero a lo que debe tender GNF es a reducir la deuda, ni siquiera a mantenerla. Por el contrario, la sigue aumentando, aunque en condiciones más favorables. Como también es más favorable la demanda energética en nuestro país, según los datos trimestrales de las empresas energéticas. Los de GNF también lo corroboran: la demanda de gas convencional aumentó un 3,3% respecto a los tres primeros meses de 2014, y la de electricidad hizo lo propio, un 2,3%. Para terminar, no se pierdan el curiosísimo mapa de producción energética de GNF en España (página 45 de la presentación remitida a la CNMV). El denostado carbón es el que más sube, un 416,2%, es decir, la producción energética a través de esta fuente ha pasado de 271 GWh en el primer trimestre de 2014, a 1.399 GWh en el mismo periodo de 2015. Por su parte, la producción de los ciclos combinados ha subido un 24,6%, mientras que la nuclear lo ha hecho un 5%. Bajan la producción hidroeléctrica (-36,6%) y la de renovables y cogeneración (-19,2%). Todo esto sucede mientras la empresa española sigue buscando un socio en Europa. Cuidado, hablamos de una alianza empresarial, impulsada por La Caixa, no de una fusión. Así, en el horizonte de la española está GDF Suez, ahora llamada Engie. Y la buena relación entre Isidro Fainé y el presidente de la francesa, Gérard Mestrallet, podría facilitar el acuerdo. Pablo Ferrer [email protected]