• Los italianos siguen exprimiendo a España: Endesa pagó a su matriz italiana 11,5 veces el ebitda por Enel Green Power España.
  • Lo que ha generado un fondo de comercio de 304 millones y una pérdida de otros 72 millones.
  • El resultado hasta septiembre ha sido discreto: aumenta el beneficio un 8,2% pero caen las ventas un 8,5%.
  • La culpa la tienen la elevada producción eólica e hidroeléctrica y la disminución de la demanda de gas.
  • Ahora bien, la caída de las ventas se ha compensado con la reducción de costes de aprovisionamientos.
  • El endeudamiento se sitúa en 1,6 veces el ebitda, es decir, por debajo de otras compañías del sector.
No volveré a repetir toda la 'bilis' que vertí en mi comentario sobre los resultados de la compañía cuando anunció, en el segundo trimestre, la compra de 60% restante de Enel Green Power España (EGPE), sociedad 100% de los accionistas italianos mayoritarios de Endesa. Operación perpetrada en julio y de la que ahora conocemos los detalles. 'Jaque' y a continuar maquinando para sacar más de la 'vaca' Endesa. Al final la operación se ha cerrado por 1.207 millones de euros (M€). El efectivo sale de una emisión de ECP (papel euro comercial) de 1.200M€, emitidos por la sociedad Int. Endesa BV y el resto, de disposiciones de cuentas de la compañía. Dinero fresco para el accionista italiano Enel y deuda para Endesa. Y a continuar recibiendo dividendos, pues Endesa refuerza su posición de producción y comercial en una de las principales compañías de renovables en España y Portugal. El valor razonable de la operación ha sido de 1.708M€ y ha generado, primero, un fondo de comercio de 304M€ y segundo una pérdida de 72M€ por el deterioro del 40% anterior, al considerar más alto el valor razonable del 60% último. Al final, Endesa ha pagado alrededor de 11,5 veces el ebitda de EGPE. Pero vayamos a lo que más nos interesa este martes, que es el resultado cerrado a septiembre de este ejercicio. Endesa ha obtenido un beneficio neto de 1.305M€, que resulta ser un 8,2% superior al obtenido en la misma fecha de 2015. Ahora bien, el margen de contribución solamente ha crecido en 128M€, un 3% respecto al de 2015. Este resultado viene dado por el descenso de 1.305M€ (8,5%) en los ingresos totales. Concretamente, las ventas por generación y comercialización, que representan una aportación a las ventas del 88,3%, han descendido un 8,1% respecto al 2015 a pesar del incremento del 0,1% en la demanda eléctrica en la península. Los precios bajos de la energía, como consecuencia de la elevada producción eólica e hidroeléctrica, y la disminución de la demanda de gas han sido los principales motivos de este descenso. La compensación a este descenso en las ventas ha venido por la reducción de costes de aprovisionamientos en un 12,8%, como consecuencia del menor coste en el precio medio de la electricidad adquirida, y la reducción del consumo de combustibles debido a la menor producción térmica. Otras partidas que han contribuido a la reducción de costes de aprovisionamientos, han sido 57M€ por los costes de emisión de CO2 y 141M€ de reducción de impuestos y cánones, así como la devolución de 78M€ por la devolución del impuesto nuclear de Cataluña, declarado inconstitucional. El gasto se ha mantenido contenido y el resultado financiero negativo ha crecido un 11,3% a pesar de los bajos tipos de interés, por la variación de las provisiones para hacer frente a los ajustes de personal. La deuda bruta de la sociedad ha crecido en 959M€ por la incorporación a la consolidación de la deuda de EGPE y por la financiación necesaria para su adquisición. A finales de septiembre, el endeudamiento de Endesa se sitúa en 1,6 veces sobre el ebitda, cifra más baja que las de otras entidades del sector, y el apalancamiento de la compañía crece hasta el 50,1% por la operación de EGPE. La liquidez se sitúa en 663M€ en activos líquidos y en 3.206M€ disponibles en créditos irrevocables. Por último, la cifra del impuesto de sociedades se ha reducido en un 21,9% a pesar de que el resultado antes de impuestos ha sido superior, debido a la reversión de un impuesto diferido de 81M€ proveniente de ganancias no distribuidas de EGPE. Por cierto, el adelanto de Sociedades tendrá un impacto en las cuentas de entre 40 y 50 millones de euros. La compañía manifiesta que a fecha de septiembre ya ha cumplido el 90% de los objetivos marcados para el 2016, a pesar de que el resultado, comercialmente, haya sido discreto. Veremos los próximos pasos estratégicos de Endesa que, a la vista de los ya dados, no auguran nada más que seguir con la misma estrategia de 'sociedad instrumental títere de los intereses de su matriz italiana'. ¿Alguien tomará alguna medida? Rodrigo de Silos [email protected]