• Los resultados de la multinacional están unidos a una consigna ideológica: la negación de la trascendencia.
  • En su beneficio de 1.608 millones ( 19%), durante su primer trimestre, otra pieza clave son los parques de atracciones.
  • Disney también suprimió la palabra "Dios" de la campaña para promocionar la película 'Los Diez Mandamientos'.
  • El imperio mediático dio un giro hacia el panteísmo -una religión muy de Hollywood- a partir de 'El Rey León'.
La multinacional americana Disney ha publicado los beneficios del primer trimestre de su ejercicio fiscal. Ha ganado 1.608,4 millones de euros, un 19% más, gracias a una facturación que también ha crecido, aunque no tanto: un 9%, 11.706,2 millones de euros. El interés, sin embargo, no está esta vez en los datos -siempre fríos- como en los porqués, que añaden una porción de realidad a la otra realidad que Disney combate: la ausencia de trascendencia, algo que no entiende el imperio cinematográfico, de medios y de entretenimiento. ¿En qué se traduce?: en alinearse con la línea más pobre del pensamiento políticamente correcto, para arriesgar más en efectos especiales que en la defensa de los valores naturales que arrancan precisamente de la comprensión del hombre, también como criatura creada por Dios. Eso es demasiado para Disney. Detrás del enorme beneficio de Disney están, por un lado, los ingresos obtenidos por sus parques de atracciones (que aportan un 20% más al beneficio, 703 millones de euros) y, por otro, el éxito asociado a su película, 'Frozen'. Sólo en la comercialización de productos asociados a esa película, Disney aumentó sus ventas un 46%, hasta 546 millones de euros. Este filme, sin embargo, fue protagonista también de una historia paralela, que dejó al descubierto, precisamente, una de las 'debilidades' del imperio: que no se puede hablar de Dios. Lo contaron los propios autores de las letras de la banda sonora, Robert Lopez y Kristen Anderson-Lopez. Ese término, Dios, está prohibido como palabra en las películas de la multinacional. "Disney -dijeron- es uno de los pocos lugares en los que no se admiten las cosas religiosas y la palabra de Dios". Ya explicamos, a raíz de nuestro análisis Walt Disney al descubierto, que la compañía ha optado desde hace tiempo por posiciones más cómodas y que prefiere el panteísmo, por ejemplo -una religión muy de Hollywood, por cierto-, y lo ha demostrado en películas tan aclamadas como 'El Rey León' o 'Pocahontas'. Dios es demasiado grande para Disney, para decir que existe o que ha creado el mundoPrefiere ver la 'energía espiritual' que brota de los animales, los árboles o las montañas a admitir un sentido trascendente de la existencia. Uf, eso es demasiado problemático… Citar o no a Dios en las letras de 'Frozen' tiene su aquel, pero evitarlo también en la historia bíblica 'Los Diez Mandamientos' es mucho más grave, pero también sucedió. La compañía suprimió el término "Dios" de las promociones publicitarias de esa película animada, a pesar de que Dios estaba en la esencia de la historia de Moisés y las tablas de la ley. En las declaraciones al británico The Guardian se añadía también que la revelación del dúo musical podía responder a la ola de críticas contra Disney, "una de las mayores organizaciones pro-homosexuales en el país". Y esa presión no es ninguna broma cuando ha llegado a costar el puesto a empresarios de relieve. Ocurrió el año pasado, por ejemplo, con el consejero delegado del navegador Mozilla Firefox, Brendan Eich, que tuvo que dimitir acosado por el 'lobby gay' en 2014. El 'pecado' de Brendan fue haber donado 750 euros para apoyar, en 2008, una propuesta contra el 'matrimonio' homosexual en California, hasta que la tumbó el Tribunal Supremo de ese Estado. Aparte de la venta de productos, con la venta de DVD de esa película y de otras como 'Guardianes de la Galaxia' y 'Maléfica', Disney aumentó su beneficio un 33%, hasta 475 millones. El grueso de sus beneficios está en otras áreas del grupo, sobre todo en los estudios de cine, aunque descendieron un 2% (1.625 millones de euros) o en el área de Media Networks (televisión), en la que facturó un 11% y mejoró su beneficio un 3% (1.310 millones). Según la empresa, ese modesto aumento se debe a la debilidad de los ingresos publicitarios y al elevado coste de los programas de deportes. Y ha sido en el área de televisión (cadenas ESPN, Disney Channel, ABC Familiy), donde Disney protagonizó otras de las intrahistorias que dibujan su historia. No fue poca la polvareda que provocó el año pasado al incluir a una pareja de lesbianas en su serie 'Good Luck Charlie' por aquello de que tener dos madres debe ser lo más normal de mundo y los niños lo entenderán. Rafael Esparza [email protected]