• El grupo aeronáutico ha ganado un 36% más, hasta 1.900 millones, gracias a la división de aviones comerciales.
  • Enders se marca un objetivo: producir 60 aviones A320 al mes, frente a los 42 actuales y debilitar así a Boeing.
  • Airbus ha compensado la provisión por los problemas con el A400M, que se fabrica en Sevilla, con las plusvalías por la venta de Dassault.
Airbus depende cada vez más en los resultados de su división más rentable, la de aviones comerciales (75% del negocio),  y dentro de ésta, en concreto, del modelo de pasillo único A320, sobre el que pivota, no sólo el presente sino el futuro inmediato del grupo europeo en su carrera con su principal rival, la americana Boeing. No obstante, también han sido importante la aportación del A380 -una incógnita- y una positiva evolución en el control de costes. En los nueve primeros meses, Airbus ha ganado el 36% más, hasta 1.900 millones de euros, un buen resultado gracias, precisamente, a esa división. Lo ha destacado el propio presidente del grupo, el alemán Tom Enders (en la imagen), al señalar que el objetivo de Airbus es producir 60 unidades  al mes del A320 a mediados de 2019. Es el 15% más que en la actualidad: ahora produce 42. Es la misma política que está siguiendo Boeing con su modelo 737 (aspira a producir 52 unidades mensuales en 2018). En suma, los dos grandes fabricantes se están aprovechando por igual de la recuperación en el sector y de que sus dos modelos son los más demandados por las aerolíneas de bajo coste. Ahora bien, la enficiencia se mide en la capacidad para planificar las entregas y cumplir los plazos en los pedidos. Los retrasos resultan a la postre carísimos. La guerra con Boeing se ha trasladado también al suelo americano, con la planta de ensamblaje que ha inagurado Airbus este año en Alabama. El objetivo es conquistar el mercado americano, el mayor del mundo, y con la misma moneda, el dólar. A eso se une también el éxito en la división de aviones comercial de Fabrice Brégier, el mago para arañar cuota de mercado a Boeing. La división de aviones comerciales es la que más ha aportado al avance del 14% del resultado bruto operativo (Ebitda)de Airbus, que ha alcanzado los 4.574 millones. Casi la mitad, 1.902 millones ( 7%), corresponden a esa división. Las otras áreas están a distancia: Defensa y Espacio, que aporta 370 millones (ha caído un 60%) o la de Helicópteros, que permanece estable en 241 millones. Paralelamente, los ingresos aumentaron un 6 %, hasta 42.965 millones, de los cuales 31.119 ( 8%) corresponden a aviones comerciales. En el periodo se han entrado 446 aviones, de ellos 19 del superavión A380 y cinco del nuevo A350. Por otra parte, el grupo logró una plusvalía de 748 millones por la venta de un 18,75 % en Dassault Aviation, que es lo que ha compensado la provisión de 290 millones en el primer semestre por los problemas del programa del avión de transporte militar A400M, tras el accionende en la planta española de Sevilla, y otro cargo de 360 millones por desajuste en pagos en dólares vinculado a la devaluación del euro. El grupo ha informado también de que lanzará un programa de recompra de acciones de 1.000 millones, equivalentes al 2% de su capitalización bursátil. Rafael Esparza [email protected]