• Desaparecen todas las vicepresidencias y conjugará su cargo con el de Ceo.
  • Salvador Alemany permanecerá de presidente, al menos durante el presente año.
  • Reynés confía en llegar a un acuerdo con el Gobierno francés por los contratos de las autopistas.
  • Abertis Telecom saldrá a bolsa durante el primer semestre del año y antes, en febrero, se cerrará, previsiblemente, la compra de 6.000 torres de telefonía a la italiana Wind.
  • Los resultados de 2014 muestran el comienzo de la recuperación económica: Abertis gana un 6,2% más gracias, sobre todo, al aumento del tráfico de las autopistas.

Cambios en el Consejo de Administración de Abertis. No de nombres, pero sí de cargos. El actual consejero delegado de Abertis, Franciso Reynés (en la imagen), pasa a ser vicepresidente ejecutivo  y Ceo del grupo. Al mismo tiempo, desaparecen las cuatro vicepresidencias no ejecutivas, ocupadas hasta ahora por Isidro Fainé (La Caixa), Juan Miguel Villar Mir (OHL), Carmen Godia (G3T) y Javier de Jaime (CVC). Los cuatro pasan a ser vocales del Consejo de Administración.

En definitiva, Reynés refuerza su posición al tiempo que la empresa se prepara para el relevo del presidente, Salvador Alemany. Pero que nadie piense en algo inmediato. Alemany permanecerá en el grupo, al menos, durante el presente ejercicio. Reynés ha explicado este miércoles, durante la presentación de resultados de 2014, que la iniciativa de los cambios ha sido del propio Alemany, que ha contado con la "generosidad" de los cuatro accionistas de referencia.

Abertis quiere ser conocida como una empresa que cumple sus compromisos. Así lo ha manifestado Reynés. Claro que la compañía, al mismo tiempo, va a exigir que los demás también cumplan sus compromisos.

Es lo que ocurre con el Gobierno francés, que este martes aprobó la ley Macron –impulsada por el ministro de Economía, Emmanuel Macron- de liberalización de la economía. Pero el problema no es la ley, sino el propósito del Ejecutivo galo de revisar los contratos de las concesionarias. Concretamente, Macron anunció este miércoles que el Gobierno no subirá los peajes este año, aunque está negociando con las compañías para llegar a un acuerdo en las próximas semanas. Las concesionarias habían previsto un alza de las tarifas del 1,07% a partir de este mes de febrero.

Reynés es optimista. Cree que, efectivamente, llegarán a un acuerdo, entre otras razones, porque les interesa a las dos partes. Otra cosa será el resultado final de las negociaciones. En cualquier caso, la empresa ha solicitado jurídicamente que se cumpla el contrato. El asunto es serio: las autopistas francesas aportan el 27% del negocio total del grupo.

Sin duda, uno de los hitos de la compañía en 2015 será la salida a bolsa de Abertis Telecom, la filial de telecomunicaciones terrestres, prevista para el primer semestre del año. Antes, a finales de este mes de febrero, la compañía cerrará la compra de 6.000 torres de telefonía móvil a la italiana Wind. Aunque es muy probable que la operación llegue a buen puerto, aún quedan unos flecos por negociar y todo puede suceder.

¿Qué hay de los resultados de 2014? En palabras del director general financiero, José Aljaro, los números son "buenos" y "sólidos". El grupo ganó 655 millones de euros, un 6,2% más que en 2013, gracias, sobre todo, a la mejora del tráfico de las autopistas ( 2,3%) y la consolidación global de Hispasat. Las autopistas aportan el 87% de los ingresos del grupo y el 89% de su Ebitda.

Significativo ha sido el crecimiento del tráfico en España ( 2%), y el repunte de más del 4% registrado en diciembre, que se ha mantenido en enero de este año. Aumentos que, según la compañía, no se daban desde 2006.

En Francia, el tráfico aumentó un 2,4%, en Brasil, un 3,1% y en Chile un 4,8%. En total, las autopistas generaron 4.262 millones de euros, un 2,8% más que en un año antes.

El otro gran negocio, el de las telecomunicaciones, supuso unos ingresos de 623 millones de euros, un 49,2% más que en 2013. La consolidación global de Hispasat y el negocio de las torres de telefonía tienen la culpa. Sea como fuere, el 62% del negocio de Abertis está fuera de España.

Otro aspecto que ha resaltado la compañía es la reducción del 5,8% de la deuda neta durante su plan estratégico 2010-2014. En ese periodo, el apalancamiento ha pasado de ser 5,8 veces el Ebitda a 4,4 veces, un nivel "razonable" para una concesionaria, según Reynés. En todo caso, a cierre de 2014, la deuda neta era de 13.789 millones de euros, un 6,6% superior a la de 2013.

De cara a 2015, además de la citada salida a bolsa y del previsible acuerdo en Francia, Abertis espera presentar en marzo una oferta vinculante por la autopista Indiana Toll Road, con la que se posicionaría en Estados Unidos, uno de los mercados prioritarios. Además, confía en llegar a un acuerdo en Chile para alargar las concesiones a cambio de más inversiones.

Pablo Ferrer

[email protected]