• El beneficio ha pasado de 947.000 euros a 4,1 millones.
  • El margen de intereses crece en 308.000 euros y el bruto en 6,2 millones.
  • Así funciona esta caja de ahorros valenciana: remuneración del presidente, 12.200 euros anuales; fondos destinados a la obra social: 800.000 euros al año.

Los resultados obtenidos en 2014 por la caja de ahorros de Ontinyent muestran que lo pequeño, no sólo puede funcionar bien -incluso mejor que lo grande- sino que, además, es hermoso.

Tras unos ejercicios complicados, la caja valenciana que aún sobrevive a pesar de las presiones del Banco de España, volvió a los beneficios en 2013. Entonces ganó 947.000 euros. Era el inicio de la recuperación, que en 2014 se ha consolidado con un beneficio después de impuestos de 4,1 millones de euros, casi cinco veces el obtenido un año antes.

Según la información remitida este martes por la entidad a la CNMV, suben todos los márgenes. El de intereses aumenta en 308.000 euros y pasa de 28,5 millones a 28,8 millones. Mayor ha sido el aumento del margen bruto, que ha pasado de 35 millones (2013) a 41,2 millones, gracias en buena medida al ROF (resultado de operaciones financieras) que ha pasado de los 1,9 millones de euros en 2013 a los 7,8 millones en 2014.

Como ven, las cifras son pequeñas, como corresponde a una entidad con una red de 47 oficinas en 30 localidades de cinco comarcas centrales valencianas y 200 empleados. Aún así, el volumen de negocio alcanza los 2.040 millones de euros, los recursos de clientes, los 823 millones y las inversiones crediticias, los 602 millones.

A todo esto, ¿cuál es el sueldo del presidente de la caja? Muy bajo: cero euros. Según el informe de remuneraciones remitido también este martes a la CNMV, "el cargo de miembro de cualquiera de los órganos de gobierno, así como de sus Comisiones delegadas y sus órganos de apoyo, tendrá carácter honorífico y gratuito, no pudiendo originar percepciones distintas de las dietas por asistencia y por desplazamiento a las sesiones". Y en otro párrafo: "No se abonan importe alguno a los miembros del Consejo de Administración o de la Comisión de Control, en concepto de retribución variable".

De esta manera, la remuneración de Antonio Carbonell (en la imagen) en 2014 fue de 12.200 euros, a razón de 450 euros por sesión. Las dietas del resto de los miembros del consejo de administración ascendieron a 303,45 euros por sesión, y la del presidente de la Comisión de Control, de 363,80 euros.

Todo esto explica la obra social que realiza la caja de ahorros y que se concreta en 24 centros en funcionamiento y unas 200 actividades anuales en diversos programas sociales y culturales, que benefician directamente a 231.000 personas, que generan unos 200 puestos de trabajo estable y a la que la entidad destina 800.000 euros anuales. ¿Ven como lo pequeño es hermoso?

Pablo Ferrer

[email protected]