• Y este es el dato clave para el plan estratégico que Josu Jon Imaz presentará en un mes.
  • Además, del equilibro entre 'upstream' y 'downstream': será una de las pocas petroleras que apueste por el refino y la química.
  • Eso sí, no se confundan: Brufau no venderá ni una acción de Gas Natural Fenosa.
  • La otra parte del Plan Estratégico será la venta de activos y la reducción de costes.
  • Y con el nuevo plan estratégico comenzará la sucesión de Brufau por Imaz.
Tras la compra de Talismán, Repsol ya no es una petrolera, es una gasera. Ahora mismo, la empresa que preside Antonio Brufau y cuya consejería delegada pilota Josu Jon Imaz (en la imagen), divide su producción entre el 68% de gas y el 32% de crudo. El crudo tiene más margen pero el gas obedece más al nuevo paradigma de descabornización. Y no se crean: no es que se hayan buscado estos porcentajes. No, lo que ocurre es que la evolución de la exploración ha sido ésta y el reparto proporcional a favor del gas ha culminado con la compra de Talisman. Eso sí, esto no supone que Repsol vaya a vender el todo o la parte de Gas Natural Fenosa (30% del capital), tal y como desea La Caixa, primer accionista de Repsol, pero que Brufau considera que aporta un buen paquete de dividendos. La opción hacia el gas constituirá el criterio clave del nuevo Plan Estratégico junto al equilibrio entre 'upstream' y 'downstream'. No olvidemos que con el crudo a 40 dólares, la cuenta de resultados de Repsol durante el primer semestre se ha salvado gracias al refino, hasta aquí tan criticado. Otra pieza del plan estratégico serán las desinversiones, en España y fuera. Ya se están reduciendo costes de estructura pero ahora llega el momento de enajenar activos: CLH (Repsol tiene el 10%), Canaport, butano, etc. Y el plan estratégico, que estará listo para finales de mes, será el inicio de la lenta sucesión de Antonio Brufau por Josu Jon Imaz al frente de Repsol. Y es probable que Brufau se retire sin agotar el plan de 4 años. Eulogio López [email protected]