• La petrolera española sigue al dedillo el plan estratégico presentado en octubre y tiene una buena capacidad de reacción.
  • Tras comprar Talisman, no busca ganar tamaño, sino: eficiencia, generar valor para el accionista, menores inversiones…
  • Repsol reduce su participación en Eagle Ford un 13%, que vende a Statoil, y a la vez compra un 15% de Gudrun.
  • Una operación con la que el flujo de caja positivo se incrementará en 500 millones entre 2015 y 2017.
  • Además, la petrolera noruega será el operador del campo brasileño BM-C-33 y prevé adquirir el 31% del campo británico de Alfa Sentral.
Parece que Repsol está haciendo bien los deberes ante el contexto del petróleo a bajo precio que vivimos, tan delicado para las compañías petroleras -están en alerta- y tan positivo para países como España. En concreto, Repsol continúa reduciendo inversiones y para ello ha optado incluso por realizar un intercambio de activos con Statoil. Esto demuestra que la petrolera española sigue al dedillo el plan estratégico, el cual fue presentado por el Ceo, Josu Jon Imaz (en la imagen), a mediados del pasado octubre. Pero también refleja una buena capacidad de reacción ante el actual precio del crudo. Y es que el barril de Brent opera ahora a 40 dólares, pero el plan estratégico 2016-2020 de Repsol preveía un barril a 50 dólares. Por tanto, no hay otra que adaptarse. Recuerden que en mayo, la petrolera que preside Antonio Brufau acometió un fuerte movimiento corporativo con la compra de Talisman por eso ya no busca ganar tamaño. Al hilo de esto, el pasado miércoles, Repsol amortizó deuda de Talisman por 1.383 millones de euros. Esta acción le permitirá ahorrarse unos 900 millones en costes financieros y tendrá un efecto positivo superior a los 200 millones en los resultados antes de impuestos de este año. Tal y como contempla el plan estratégico, la petrolera española tiene otros objetivos: lograr una mayor eficiencia, generar valor para sus accionistas, menores inversiones, venta de activos no estratégicos… En definitiva, ahorrar costes, pues no busca crecer en producción y es que la adquisición de Talisman le permitió aumentarla hasta los 700.000-750.000 barriles diarios. Pasemos al intercambio de activos con Statoil y otros movimientos, que se refieren en el hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En primer lugar, Repsol ha reducido su participación en Eagle Ford (Texas, EEUU) un 13%, hasta el 37%. Una porción que ha vendido a su socio Statoil, al mismo tiempo que ha adquirido a la petrolera noruega un 15% del campo productivo Gudrun (Noruega). Ambas operaciones tienen un importe similar y por ello tendrán un efecto neutral en la cuenta de resultados de 2015 para Repsol. Pero conviene subrayar que incrementan el flujo de caja positivo en 500 millones entre 2015 y 2017, reducen las necesidades de inversión y además generan mayores sinergias y eficiencias. Paralelamente, Statoil será el operador del campo brasileño BM-C-33, situado en la Cuenca de Campos, en el que Repsol-Sinopec Brasil participará al 35%. Además, la petrolera noruega prevé adquirir el 31% de Talisman-Sinopec UK en el campo de Alfa Sentral (Reino Unido). Cristina Martín [email protected]