• Abelardo Carrillo subraya que la filial "no está en quiebra" y tiene "importancia estratégica en el transporte de mercancías del país".
  • Eso sí, debe sanearse, pues las pérdidas alcanzan los 48 millones, según las previsiones de cierre del ejercicio 2016.
  • Para ello llega el Plan de Gestión 2017-2019, que conllevará 316 "bajas no traumáticas" (traslados) y "voluntarias".
  • Se venderán 66 locomotoras (20-30% del total), 1.500 vagones (15%) y participaciones en Transfesa y Semat.
  • Sanción CNMC. Carrillo cree que "no va a ser un inconveniente", pues ya han hecho provisiones y presentarán un recurso.
Renfe Mercancías arrastra déficit económico desde antes de su constitución como filial de Renfe en 2014. Situación que ahora quieren corregir con tijeretazos en la plantilla, en el tamaño del activo y en los recursos empleados para dejar las históricas pérdidas. Abelardo Carrillo (en la imagen), director general de Renfe Mercancías, ha subrayado que la filial "no está en quiebra" y tiene "una importancia estratégica en el transporte de mercancías del país". Eso sí, debe sanearse, pues las pérdidas alcanzan los 48 millones de euros, según las previsiones de cierre del ejercicio 2016. Aún habrá que esperar unas semanas para conocer los datos definitivos. Para ello llega el Plan de Gestión 2017-2019, presentado este lunes, con tres objetivos fundamentales: "poner fin a la tendencia de pérdidas, sanear la sociedad y consolidar su rentabilidad para el futuro". El proceso de saneamiento reducirá "el tamaño del activo y de los recursos empleados", por lo que conllevará un recorte de plantilla, que pasará de 1.312 personas a 996 a final de este año. En total, 316 "bajas no traumáticas", pues los profesionales pueden optar a traslados a otras sociedades de Renfe o acogerse al plan de bajas incentivadas del grupo. Parece que no habrá conflicto laboral porque son "decisiones voluntarias", conocidas por el comité de empresa, y ya hay 249 bajas aceptadas. Renfe Mercancías venderá 66 locomotoras (entre el 20 y el 30% del total, que asciende a 316) y 1.500 vagones (15%), que primero se ofrecerán a Renfe Alquiler y después a terceros. Asimismo, venderá sus participaciones en Transfesa (20%) y Semat (38%) y "es probable que haya una reestructuración de capital" en Pecovasa -sociedad especializada en transporte de automóviles donde Renfe tiene el 60%-. Carrillo ha subrayado que el Plan tiene tres hitos: "en 2017, equilibrar cuentas con ingresos extraordinarios; en 2018, conseguir equilibrio operativo y en 2019, consolidar cierto nivel de rentabilidad". Y es que además de reducir un 20% los costes, habrá nueva orientación comercial, potenciando la actividad internacional (sobre todo con Francia y Portugal) y la cooperación intermodal con puertos y operadores de carreteras, donde las denominadas autopistas ferroviarias "pueden ser un gran proyecto de desarrollo ferroviario", teniendo en cuenta que el transporte ferroviario es escaso (su cuota es del 4%) y bajó casi un 12% en 2016, hasta 18.299.000 toneladas, según datos de Fomento. Respecto a la sanción de la CNMC, Carrillo cree que "no va a ser un inconveniente" para dicho Plan, pues ya han hecho provisiones con cargo a las cuentas de 2016. También van a presentar un recurso en el que esperan tener éxito. Cristina Martín [email protected]