• El sistema político, y mediático, español quiere ningunearle, a pesar de estar aprobado por Estrasburgo.
  • Es la primera formación paneuropea. Agrupa a ocho países: Austria, España, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal y Rumanía.
  • El socio español de CLF es Alternativa Española, que lidera Rafael López Diéguez.
  • La coalición no tiene apoyo de la jerarquía eclesiástica… sólo de un obispo en Austria y algunos sacerdotes en Francia.
  • Se trata de un partido provida y profamilia, pero a la presentación no acude ni Cope ni 13 TV.
  • CLF denuncia que España va a la cabeza en atentados contra la vida y la familia natural, y le sorprende la falta de libertad.
  • Por eso, sus líderes insisten: hay que perder el miedo a la confrontación con las ideas del LGTB.
Ya podemos hablar de que renace la derecha cristiana en Europa. Y todo gracias al nacimiento de la Coalición por la Vida y la Familia (CLF, por sus siglas en inglés), que se ha presentado este viernes en rueda de prensa en Madrid, donde ha celebrado su primera reunión. Sin embargo, el sistema político, y mediático, español quiere ningunearle, a pesar de estar aprobado por Estrasburgo. De hecho, a la rueda de prensa sólo han asistido unos pocos medios (Hispanidad, El Distrito, Ya, El Español y Sierra Norte Digital), pero ni rastro de la agencia Efe ni Europa Press, a pesar de haber sido convocados. Mientras, Cope y Público han optado por una entrevista telefónica previa. CLF es la primera formación paneuropea que defiende la vida y la familia, cuyo presidente es el belga Alain Escada y su secretario general, el italiano Stefano Pistilli. Agrupa a ocho países: Austria, España, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal y Rumanía. El socio español de la coalición es Alternativa Española (AES), que lidera Rafael López Diéguez. El denominador común que une a sus representantes es compartir las raíces cristianas -tanto ortodoxas (Rumanía) como católicas-. Por ello, apuestan por la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural (por tanto, combaten el aborto y la eutanasia) y la defensa de la familia natural (formada por un hombre y una mujer). Y desde esa posición, consideran que es necesario hacer cambios en Europa. En su agenda, prevén realizar intervenciones en sus parlamentos nacionales (en el de España seguramente no lo consigan), reuniones de trabajo y en un futuro, si el Parlamento Europeo desarrolla el reglamento, concurrir a las elecciones europeas. Eso sí, hay que recordar que en ese caso, habría dos urnas (una para la circunscripción única por cada país y otra para las listas paneuropeas). La Coalición por la Vida y la Familia no tiene apoyo de la jerarquía eclesiástica… sólo de un obispo en Austria (el resto de la Iglesia tiene una actitud más pasiva hacia estos movimientos) y por parte de algunos sacerdotes en Francia. Además, llama la atención que en España no hayan acudido a la presentación ni Cope ni 13 TV, propiedad de la Conferencia Episcopal. CLF denuncia que España va a la cabeza en atentados contra la vida y la familia natural. Por ejemplo, se cometen casi 100.000 abortos, cifra similar a la de Italia, y muy lejos de los 700 que se realizan en Polonia. Además, explica que en nuestro país, el movimiento provida está formado, en su mayoría, por personas de mediana edad para arriba, mientras que en Polonia es la gente joven la que lucha por dicho proyecto. Paradójicamente, la primera reunión de la CLF tuvo lugar el jueves, el mismo día que la Asamblea de Madrid aprobó su ley de eutanasia (cómo no, bajo el eufemismo de muerte digna). "Un torpedo en la línea de flotación del proyecto provida", en palabras de López Diéguez, ante el que se manifiestan claramente en contra. Asimismo, la coalición defiende otros valores no negociables, como el derecho de los padres a educar a sus hijos, por lo que advierte que estará abiertamente en contra de cualquier atentado por parte de las leyes de género. Uno de los representantes italianos, Alessandro Fiore, portavoz de ProVita, ha realizado un estudio comparativo de las legislaciones de género y considera que la española es la más agresiva. Asimismo, a los miembros de CLF les sorprende la falta de libertad que hay en nuestro país para enfrentar a movimientos como el lobby gay. En concreto, destacan muestras de absolutismo y totalitarismo de los gobiernos locales en contra de cualquier manifestación contraria a los principios que ellos quieren instaurar y muestran su repulsa al secuestro del autobús de Hazte Oír. Por eso, sus líderes insisten: hay que perder el miedo a la confrontación con las ideas del LGTB y no van a aceptar ningún tipo de presión. En Europa van a encontrar enfrente a CLF y en España, a Alternativa Española. Por último, destacar que entre los representantes de Francia hay un exmiembro del Frente Nacional. Un partido para el que bajo el liderazgo de Marine Le Pen "la lucha por la vida y la familia ya no es una prioridad", señala. Cristina Martín [email protected]