• Por el contrario, Alemania y Rumanía y Alemania son los más pro-europeossondeo, según un sondeo realizado en 14 países.
  • El rechazo de los británicos a permanecer en la Unión Europea supera en tres puntos al de hace un año.
  • España es, con el 68%, el cuarto país con apoyo más alto para seguir en la UE, después de Rumanía (85%), Alemania (72%) y Finlandia (71%).
ORB Internacional ha realizado un sondeo en catorce países y ha preguntado a 15.500 adultos en toda Europa sobre su grado de adhesión al proyecto común de la Unión Europea (UE). Pues bien: una mayoría de los británicos votaría a favor de abandonar la UE, lo que hace del Reino Unido, con mucho, el país más euroescéptico en el bloque de 28 miembros, de acuerdo con un sondeo de opinión de ORB que recoge Reuters. Con un 21 por ciento de los votantes aún indecisos, la encuesta mostró que el 43 por ciento de los votantes británicos querría salir de la UE mientras que el 36 por ciento querría quedarse. Pero es que eliminando el efecto de los indecisos, el 54 por ciento de los votantes británicos quieren una salida, o 'Brexit', por encima del 51 por ciento de un año antes, y 46 por ciento apuesta por quedarse, por debajo del 49 por ciento de un año antes. Por el contrario, el más alto apoyo para permanecer en la UE fue en Rumanía (85 por ciento) Alemania (72 por ciento), Finlandia (71 por ciento) y España (68 por ciento). En los 14 países encuestados, el 64 por ciento quería quedarse, sin cambios desde hace un año, aunque dentro de los países como Italia se produjo un aumento en la oposición a la adhesión y el 42 por ciento ahora quiere dejar en comparación con el 25 por ciento hace un año. Hay que recordar que el primer ministro británico David Cameron persigue un acuerdo con otros líderes de la UE antes de un referéndum que podría convocar ya en junio de este año sobre la permanencia del Reino Unido en la UE. Al respecto, los británicos pro-europeos advierten de que una salida de la UE haría daño a la economía de Gran Bretaña y podría provocar la ruptura del Reino Unido, ya que desataría una nueva votación sobre la independencia de Escocia. Mientras que los opositores de la adhesión a la UE dicen que Gran Bretaña prosperaría fuera del bloque. En cualquier caso, ya el solo hecho de plantearse su adhesión o no a la UE por intereses económicos habla por sí solo del grado de solidaridad de quienes se lo plantean. Una solidaridad que fue la base sobre la que se construyeron los cimientos de Europa… José Ángel Gutiérrez [email protected]