• El ministro de Exteriores libanés Gebran Bassil dice: "El desamparado Líbano, con una población de cuatro millones, ha soportado dos millones de refugiados, mientras la rica Europa, que tiene 500 millones de ciudadanos, ha estado luchando durante un mes para recibir 120.000".
  • Al Líbano se le está castigando doble: por albergar a un número de refugiados sin precedentes y sin ninguna ayuda; y por privarlo de recibir respaldo financiero mediante préstamos a largo plazo con bajas tasas de interés, denunció el ministro.
  • Al menos, Alemania destinará 670 euros al mes por solicitante de asilo.
  • Mientras, unos 8.000 refugiados llegan a Croacia para seguir viaje a Europa Occidental.
Continúa la peor crisis de refugiados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, desencadenada por la guerra de Siria y por la inestabilidad en Oriente Medio y el norte de África. Una inestabilidad y una crisis en gran parte originadas por las atrocidades de los yihadistas del Estado Islámico. Y en ese contexto, un pequeño y generoso país ha vuelto a 'cantarle las cuarenta' a Europa por su escasa generosidad en la crisis de refugiados. Al intervenir en la 39 reunión anual de los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los 77 (G77) más China, el titular libanés, Gebran Bassil, criticó el incumplimiento por parte de estados industrializados de materializar la asistencia financiera y logística a Beirut, a la vez que esgrimen dificultades para acoger a la oleada de personas provenientes de Siria y otros países en conflicto, publica Prensa Latina. En su alocución, el canciller del país árabe dijo: "Imaginen que el desamparado Líbano, con una población de cuatro millones, ha soportado dos millones de refugiados, mientras la rica Europa, que tiene 500 millones de ciudadanos, ha estado luchando durante un mes para recibir 120 mil", contrastó ante el foro que sesiona en Nueva York. Bassil precisó que además de los cuatro millones de libaneses residentes en su país, el territorio recibió la "impactante" cifra de 1,5 millones de refugiados sirios desde que estalló la guerra (en marzo de 2011), a lo que hay que añadir medio millón de palestinos con similar condición. Esta crisis tiene repercusiones catastróficas en materia de seguridad, desarrollo, economía, sociedad y medio ambiente, alertó el diplomático al señalar que las instituciones del Estado libanés han colapsado ante el peso de esa responsabilidad. Según el ministro, a El Líbano se le está castigando doble: primero, por albergar a un número de refugiados sin precedentes y sin ninguna ayuda; y segundo, por privarlo de recibir respaldo financiero mediante préstamos a largo plazo con bajas tasas de interés. Al menos, en Europa, un país parece estar tomándose en serio la crisis y respondiendo con generosidad: Alemania. El Gobierno alemán acordó aumentar el respaldo financiero a los estados federados ante el drástico incremento del número de refugiados y les transferirá 670 euros cada mes por cada solicitante de asilo que acojan mientras dure la tramitación de sus expedientes, informa DW. En la reunión se acordó además una partida de 500 millones de euros para la construcción de viviendas sociales y 350 millones de euros para la atención de los menores refugiados no acompañados. Y mientras, unos 8.000 refugiados llegaron ayer a Croacia en su camino hacia Europa Occidental, según datos del Ministerio del Interior, una cifra similar a la de Hungría y Austria ese mismo día. Desde el pasado 15 de septiembre y hasta esta medianoche, en Croacia han entrado un total de 55.000 migrantes, coincidiendo con el cierre de la frontera húngara con Serbia, lo que convirtió el territorio croata en una nueva zona de tránsito en la ruta de los Balcanes. Andrés Velázquez [email protected]