• Los países de la región, excepto Bahréin, están entre los principales importadores de armas.
  • Arabia Saudí, Qatar y Kuwait triplican sus compras de material militar entre 2012 y 2016.
  • Omán elevó ocho veces el gasto en armas y es el país que más dedica a Defensa (16,2% de su PIB).
  • India, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU), los principales importadores.
  • Mientras que EEUU, Rusia y China son los que más exportan y por tanto, hacen caja.
Llevamos varios meses en un contexto de segunda Guerra Fría y algunos (entre ellos, el Papa Francisco) ya han hablado de III Guerra Mundial. Ahora, los tambores suenan más: el comercio mundial de armas logró récord entre 2012 y 2016 tras subir un 8,4%, alcanzando su nivel más alto desde la Guerra Fría, sobre todo, en Oriente Medio. Así, lo recoge el último informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI). En concreto, los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), excepto Bahréin (es decir, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos), se situaron entre los treinta principales importadores de armas, acaparando el 16,5% de las exportaciones de armas globales. EEUU fue el principal beneficiario del auge de este triste comercio en la zona: suministró el 57% del material. En concreto, Arabia Saudí, Qatar y Kuwait triplicaron sus compras de material militar, fundamentalmente por las 'primaveras árabes' y las guerras de Yemen y Siria. En el caso saudí, hay que destacar que España fue su tercer proveedor, gracias a la venta de material naval. Por su parte, Omán elevó ocho veces el gasto en armas, hasta los 1.862 millones de dólares. Claro que a pesar de que la cifra puede parecer pequeña si se la compara con la saudí (11.689 millones), Omán es el país del mundo que más porcentaje dedica a Defensa (16,2% de su PIB), superando el dato de Arabia Saudí (13,7%). India, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) fueron los tres principales importadores de armas entre 2012 y 2016. Mientras que EEUU, Rusia y China fueron los que más exportaron y por tanto, hicieron caja con este triste negocio. Según datos de un informe de un equipo de investigación del Congreso estadounidense, conocido el pasado diciembre, el 82% de las armas que se comercializaron en 2015 fueron adquiridas por países en desarrollo. Esto se traduce en unas ventas por valor de 65.000 millones de dólares de un total de 79.857 millones. Y claro, EEUU fue el que más tajada sacó al ser el principal vendedor. Cristina Martín [email protected]