• Amortiza un préstamo participativo de la Sareb a la inmobiliaria de 50 millones de euros.
  • Ese crédito es canjeable por el 8% de Realia, pero el mexicano no piensa en OPA: ya la controla a través de FCC.
  • Es un paso más el proceso de reestructuración y saneamiento, donde se nota la larga mano de  Slim.
  • ¿El siguiente? La ampliación de capital, ojo, al mismo precio que pagó en verano.
El empresario mexicano Carlos Slim, que controla el 25,1% de Realia, ha comprado a la Sareb un préstamo participativo de 50 millones con la inmobiliaria que vencía el próximo año. La clave y expectativas de la operación están precisamente en naturaleza del crédito que amortiza, que ha comunicado a la CNMV. Es participativo y por tanto puede convertirse en acciones, equivalente, en concreto al 8%. Ahora bien, si Slim supera el 30%, tendría que lanzar una OPA por el 100%, pero no le haría falta, por las mismas razones que tuvo en verano al entrar en la inmobiliaria. Entonces, lanzó una OPA, pero fue la propia FCC -que tiene un 36,8% de Realia y está a su vez controlada por el Slim- la que lo la aceptó. El escenario es el mismo que entonces. ¿Para qué serviría una OPA si ya controla Realia? Ahora bien, podría exigirlo la CNMV, eso sí, pero no necesariamente. También le puede pedir que le exima de esa obligación. Me explico. Del importe total del préstamo de 50 millones, hay dos tramos, uno de 29 millones, que tiene carácter de "convertible libremente en acciones", que equivalen al 4,5% del capital, y otro de 28,5 millones, que no es "convertible libremente", lo que da la opción a elegir entre capitalizarlo o admitir una quita. Hay en encajar la operación, en consecuencia, en la estrategia diseñada por Slim para reducir el endeudamiento y encontrar la viabilidad de la inmobiliaria. Y es que todo apunta a que tras los escollos en el endeudamiento, Slim piensa ya, sobre todo, en la reactivación del negocio, en que Realia empiece a dar alegrías como inmobiliaria. La amortización anticipada este martes tiene el mismo sentido en el que se enmarca el acuerdo, cerrado la semana pasada, con los fondos acreedores Fortress, King Sturge y Goldman Sachs para refinanciar la deuda de 802,7 millones de euros con una quita del 9% (equivalente a 672,4 millones). No pierda de vista la ampliación de capital de 89 millones en curso para fortalecer su posición financiera. Slim o FCC acudirán, salvo contratiempo. El precio de las nuevas acciones será de 0,58 euros, el mismo que pagó Slim, en verano, en la OPA con la que se hizo con el control de la empresa. Pero nada cambia en el fondo: Slim seguirá controlando cómodamente la inmobiliaria. Rafael Esparza [email protected]