• Según El Mundo, le propondrá a Sánchez la vicepresidencia y la mitad de los ministerios de un Gabinete de coalición.
  • Quiere pactar con el PSOE la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y las grandes reformas pendientes.
  • Este acuerdo, incluso, podría tener fecha de caducidad en dos años a fin de disolver las Cortes coincidiendo con las necesidades del procedimiento de revisión de los aspectos blindados de la Carta Magna.
  • Según La Razón, el PSOE, que no quiere ese pacto, abre la vía de la "abstención mínima" y dejar gobernar al PP.
  • Por eso, el presidente en funciones no descarta ser investido con el apoyo de C's, PNV y CC.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tratará de convencer al PSOE para formar la gran coalición, informan agencias. En ese contexto, según El Mundo, el candidato popular está dispuesto a plantear una oferta amplia al PSOE, difícil de rechazar, que podría llegar a incluir la formación de un Ejecutivo paritario. En definitiva, algo que superaría incluso el modelo del Gobierno de gran coalición alemán en el que la CDU-CSU cuenta con ocho carteras, al margen del puesto de canciller ocupado por Angela Merkel, en tanto que el SPD cuenta con seis. Los socialistas, argumentan en Moncloa, podrían marcar perfil, "personalizar sus ámbitos de gestión", imprimir, en definitiva, su marca progresista en la actividad diaria y en las reformas que se pondrían en marcha. Fuentes gubernamentales insisten en que el primer objetivo de un Gobierno de coalición sería la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017. En este marco cabría además una revisión de la reforma laboral para adecuarla a las nuevas circunstancias del mercado de trabajo, primando la creación de empleo indefinido frente al temporal y mejorando las condiciones de autónomos y emprendedores. La reforma del sistema de financiación autonómica sería otra de las áreas de trabajo fundamentales, junto con la revisión del sistema de pensiones para garantizar su sostenibilidad. De no aceptar el líder socialista, el presidente estaría dispuesto a negociar un pacto de legislatura de dos años. Sin embargo, el PSOE no quiere ese pacto 'a la alemana'. Por el contrario, según La Razón, Ferraz abre la vía de la "abstención mínima". Una posibilidad que supondría que sólo facilitaran la investidura de Rajoy el número de diputados socialistas necesario para superar el trámite, y no el grupo parlamentario en su totalidad. Por todo ello, Rajoy no descarta otras fórmulas, entre las que estaría tratar de ser investido con el apoyo de otros partidos como Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria. Andrés Velázquez [email protected]