• Tras una pregunta del podemita sobre la corrupción del PP, el presidente del Gobierno le ha afeado el no "preocuparse por los problemas que le preocupan a la gente como la economía o el paro".
  • Y, por contra, el interés de Iglesias por los casos de corrupción de «hace más de diez años» le ha llevado a concluir a Rajoy que el secretario general de Podemos no habla de economía ni de empleo, porque eso supone que aprueba la gestión del Gobierno.
  • Además, le ha aconsejado que cambie sus criterios habituales porque «exagerar» y sobreactuar» no le va a sacar de su «confusión».
La presunta financiación ilegal en el PP y el caso Gürtel han sido los argumentos que ha usado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para lanzarle al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la primera sesión de control del año. "¿Le ha sorprendido a usted que Ricardo Costa, que fue secretario general del PP valenciano, haya afirmado en sede judicial que el PP "se financiaba con dinero negro"? le ha preguntado al jefe del Ejecutivo. El líder de Podemos le ha acusado de encabezar un Gobierno que "protege a corruptos". "Si los delitos no prescribieran, algunos de ustedes terminarían en prisión", ha lanzado a la bancada 'popular'. Rajoy, sin entrar en el fondo de la cuestión, ha dicho que respeta "la manera que cada uno tenga de defenderse" ante la justicia y ha afirmado que respetará lo que determine la justicia porque cree en la ley y en la separación de poderes. Iglesias ha afeado a Rajoy posteriormente tener como "referentes" a Rita Barberá, Ricardo Costa, Francisco Camps y Alberto Fabra, todos ellos implicados en casos de corrupción, y el presidente le ha recordado que son personas que ya no ocupan ningún cargo público y que se trata de casos "de hace 10 años", recoge RTVE. El presidente del Gobierno ha criticado a Iglesias, que «Torquemada se le queda muy corto» y le ha reprochado que se nombre «a sí mismo juez instructor, fiscal y tribunal sentenciador». Le ha afeado el no "preocuparse por los problemas que le preocupan a la gente como la economía o el paro". Y, por contra, el interés del líder de Podemos por los casos de corrupción de «hace más de diez años» le ha llevado a concluir que el secretario general de Podemos no habla de economía ni de empleo porque eso supone que aprueba la gestión del Gobierno. El presidente ve «preocupante» que Iglesias ante el desafío soberanista en Cataluña tampoco haya sabido defender la unidad nacional, la soberanía nacional y el imperio de la ley. Y le ha aconsejado que cambie sus criterios habituales porque «exagerar» y sobreactuar» no le va a sacar a Iglesias de su «confusión». José Ángel Gutiérrez [email protected]