• Ni explica cómo lo hará.
  • Tampoco aclara el modelo de autopistas que quiere el Gobierno.
  • Por cierto, ¿le va a permitir Montoro pagar la liquidación a los actuales implicados? No parece.
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (en la imagen) ha asegurado este lunes que el Estado no se quedará con las autopistas en quiebra que tenga que rescatar. Las volverá a sacar a concurso para que sean empresas privadas las que las exploten. Además, el dinero que recaude lo podrá destinar al pago de la responsabilidad patrimonial de la administración (RPA). Que el ministro tiene ideas, está claro. Incluso buenas ideas, si me apuran. El problema es que son solo eso y nada más, porque De la Serna no ha explicado el meollo de la cuestión, que no es otro que el dinero que va a tener que pagar por las radiales en quiebra. Recuerden: según Fomento, la RPA no supera los 3.000 millones de euros, mientras que el sector eleva la cifra por encima de los 5.000 millones. La diferencia es casi tan grande como las ideas del ministro. Tampoco ha aprovechado su intervención en el Ágora de El Economista para aclarar el modelo de autopistas que quiere el Gobierno. Las concesionarias pueden seguir esperando. Por cierto, ante tanta claridad queda la duda de Hacienda. ¿Permitirá Montoro pagar la liquidación a los actuales implicados? No parece, y menos ahora que está tan orgulloso de haber cumplido el déficit. ¿De la Serna? No me suena nadie con ese nombre, barruntará. Pablo Ferrer [email protected]