• Y luego, el Estado las volverá a licitar.
  • Así lo ha anunciado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y añade que no ha sido posible otra opción.
  • Eso sí, presume de que el coste será "sustancialmente menor" a los 3.500 millones de euros que baraja el sector.
  • El Estado pasará a ser titular de las nueve autopistas de peaje quebradas y preparará su relicitación para finales de 2018.
  • Para el sector, por ejemplo Ferrovial, que fue concesionaria de la R4 y la AP36, aún es prematuro decir si acudirán a las nuevas licitaciones. Claro, depende del tráfico... a finales de 2018.
Al final, definitivamente, en el tema de las radiales hay una cosa bien clara: su quiebra la pagaremos entre todos, pues dichos activos revertirán al Estado y luego este las volverá a licitar. Así lo ha anunciado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en una entrevista concedida a El País. Además, lo ha repetido tras el acto de reanudación de las obras de la variante de Benissa (Alicante), donde ha añadido que no ha sido posible otra opción. Es decir, el Gobierno no ha logrado llegar a un acuerdo entre las concesionarias y los acreedores (bancos). Eso sí, De la Serna ha presumido de que el coste -la famosa responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA)- será "sustancialmente menor" a los 3.500 millones de euros que baraja el sector. Dinero que pagaremos todos los españoles… Con el convenio que aprobará el Consejo de Ministros este viernes, el Estado sanará las nueve autopistas que están en concurso de acreedores -las cuatro radiales de Madrid, la Madrid-Toledo, la Ocaña-La Roda, la que une la capital con el aeropuerto de Barajas, Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante- pasando a ser su dueño. Y lo hará a través de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres (Seittsa), que será la que asuma su gestión y preparará su relicitación para finales de 2018. Para Ferrovial, que fue concesionaria de la R4 y la AP36, aún es prematuro decir si acudieran a las nuevas licitaciones, según han señalado a Hispanidad. Cristina Martín [email protected]