• El presidente ruso y el estadounidense acordaron reunirse para hablar de la posibilidad de crear "zonas seguras" para lograr una "paz duradera" en Siria y han hablado de cómo resolver "la situación muy peligrosa en Corea del Norte".
  • Putin recibe en Rusia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con el que hablará de la crisis siria.
  • Y con Merkel, el mandatario ruso abordó la situación de Ucrania, aunque sin muchos avances.
El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, han acordado este martes organizar una reunión personal en el marco de la cumbre de líderes del G20 que se celebrará entre los próximos días 7 y 8 de julio en la ciudad alemana de Hamburgo, según ha informado el Kremlin y recoge RTVE. Ambos mandatarios han convenido también en este intercambio verbal la posibilidad de crear "zonas seguras" para lograr una "paz duradera" en Siria y han hablado de cómo resolver "la situación muy peligrosa en Corea del Norte", según la Casa Blanca. En un comunicado, la Casa Blanca ha calificado de "muy buena" esta conversación telefónica. Por otro lado, Trump y Putin aprovecharon también la llamada para dialogar "extensamente" de cómo trabajar juntos "para erradicar el terrorismo en Oriente Medio", al igual que sobre la mejor manera de resolver "la situación muy peligrosa en Corea del Norte", según la Casa Blanca. Además de todo ello, Putin recibe en Rusia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha declarado que la crisis siria será el asunto más importante de la reunión, informa TRT. Erdogan ha indicado que está frecuentemente en contacto con su colega ruso, Vladímir Putin, sobre la agenda internacional. "Existe políticamente una máxima confianza", ha dicho. Por otra parte, Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, reanudaron ayer el diálogo con su primera reunión bilateral en dos años, aunque quedó patente que el conflicto de Ucrania sigue siendo el gran escollo para relanzar sus relaciones, publican agencias. «Claro que la cooperación (bilateral) se ha frenado y a veces no nos movemos del sitio, pero siempre debemos mantener el diálogo», dijo Merkel en la rueda de prensa conjunta con Putin, para enseguida subrayar que la solución del conflicto de Ucrania es indispensable para normalizar del todo las relaciones. Las sanciones europeas que pesan sobre Rusia por su injerencia en Ucrania, subrayó, se levantarán sólo «cuando se cumplan los Acuerdos» de Minsk para el arreglo de ese conflicto separatista. Y la posición de Alemania respecto a quién tiene responsabilidad de que «no haya progresos» en este asunto coincide con la de Kiev, lo que hace difícil pensar en una verdadera reconciliación a menos que el Kremlin renuncie a su incondicional apoyo a los rebeldes. La canciller federal respaldó la postura del Gobierno ucraniano en cuanto al orden en que deben cumplirse los puntos del plan de paz acordado en la capital bielorrusa en febrero de 2015. Andrés Velázquez [email protected]