• La relevo de Carmona en el Grupo Socialista del Ayuntamiento de Madrid es una fervorosa defensora del aborto y del matrimonio homosexual como supuestos derechos.
  • No ha dudado en atacar a quienes, desde su libertad de expresión y opinión, se han opuesto a ambas políticas.
El PSOE acordó ayer relevar a Antonio Miguel Carmona como portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, y ofrecerle un puesto en el Senado, que éste rechazó. "Hay personas que tienen valor y otras que tienen precio y yo no tengo precio, por eso le he dicho que no a Sara Hernández", explicó Carmona ante los medios, y criticó la forma en que se ha tomado la decisión, "de forma estival y con alevosía". La sustituta de Carmona en la portavocía socialista del consistorio madrileño será Purificación Causapié, número dos de la candidatura socialista en la capital. Causapié es una fervorosa representante del Nuevo Orden Mundial en España. Es decir, partidaria de implantar leyes contrarias a la ley natural, como el aborto o el matrimonio homosexual, ligado a la ideología de género. En relación a su defensa del aborto, en marzo de 2014 se refirió en la web del PSOE a la supuesta reforma de la ley del aborto del PP en estos términos: "Conduce a las mujeres a la clandestinidad" para interrumpir sus embarazos lo que conlleva "un riesgo para sus vidas". "Y esto no lo decimos solo desde la oposición sino que colectivos médicos y científicos también están advirtiendo" de que "la salud de las mujeres empeorará" si se aprueba "esta ley clasista que va a establecer abortos de primera cuando las mujeres salgan de España para interrumpir su embarazo y abortos de segunda y tercera, cuando acudan a la clandestinidad por falta de medios". "Solo las mujeres con recursos abortarán de manera segura yendo a Portugal, a Francia o a Inglaterra mientras las demás se someterán a abortos inseguros con riesgo para su salud y su propia vida". Y en otra ocasión, afirmó: "Los socialistas defendemos la libre decisión de las mujeres como un derecho fundamental. Las leyes restrictivas de interrupción voluntaria de embarazo, como las que defiende Rouco Varela, no reducen el número de abortos, sino que incrementan el número de mujeres muertas o que pierden su salud porque abortan en la clandestinidad y en condiciones insalubres". Respecto a su defensa del matrimonio homosexual, Causapié atacó al ministro del Interior Jorge Fernández Díaz cuando este se opuso al matrimonio homosexual al argumentar que la pervivencia de la especie no estaría garantizada. Según Causapié, "no puede gobernar quien no cree en la Constitución y pretende imponer su moral al llegar a afirmar que existe un matrimonio 'natural' y verdadero". También atacó a la Conferencia Episcopal, ya que a su juicio, "sigue actuando en contra de la igualdad, colocándose además en contra de las familias". Andrés Velázquez [email protected]