• Sigue la 'venganza Granados': implica a Cifuentes, junto a González y Aguirre, en la financiación ilegal del PP de Madrid.
  • Y esa es la palabra clave en el juicio: financiación ilegal.
  • El juez García Castellón pregunta si había financiación ilegal y Granados aporta facturas falsas para demostrarlo.
  • "No se tomaba ninguna decisión de ningún tipo en la Comunidad de Madrid sin que pasara por Esperanza Aguirre o Ignacio González", añade.
  • Granados insiste en que como Cifuentes y González mantenían un "tórrido" romance, hacían y deshacían... y financiaban ilegalmente las campañas de Esperanza Aguirre.
  • Y con cada sesión de Púnica queda más claro el pacto con la Fiscalía de Francisco Granados.

Cristina Cifuentes (en la imagen) está en peligro próximo de imputación, tras la tercera declaración de Francisco Granados ante el juez del 'caso Púnica', Manuel García Castellón, en la tarde de este jueves. Pero no sólo ella, parece que el horizonte penal de exmiembros de la cúpula del PP de Madrid también se complica. Y Esperanza Aguirre e Ignacio González son dos cadáveres políticos, pero la presidenta de la Comunidad de Madrid no lo es. Y todo ello a un año de las elecciones municipales y autonómicas de 2019. Es decir, en la Audiencia Nacional, se ha visto cómo continúa la 'venganza Granados', pues el exconsejero y exsecretario del PP madrileño ha implicado a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, junto a Ignacio González y Esperanza Aguirre, en la financiación ilegal del PP de Madrid. Recuerden que la primera entrega de esta 'venganza' tuvo lugar el pasado 12 de febrero, cuando Granados afirmó que Cifuentes y González eran amantes, y en la segunda (el día 27) acusó a grandes constructoras de financiar al PP. Este jueves, el juez García Castellón le ha preguntado, sin rodeos, si había financiación ilegal en su partido y Granados ha llevado facturas falsas para demostrarlo. "No se tomaba ninguna decisión de ningún tipo en la Comunidad de Madrid sin que pasara por Esperanza Aguirre o Ignacio González", ha añadido el exconsejero. Asimismo, ha insistido en que como en 2007 y 2008, Cifuentes y González mantenían una "tórrida" relación, hacían y deshacían cómo y cuando querían, ningún puesto se daba sin que lo decidieran ellos y se encargaban de financiar ilegalmente la campaña de Aguirre. Todo esto en una semana algo ajetreada para Granados. El pasado lunes tenía que haber declarado en el Juzgado de Instrucción número 3 por la querella de injurias y calumnias que le puso Cifuentes, pero no acudió. Un día después, compareció en la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP en el Congreso, aunque no dijo nada. Y este jueves, le ha tocado declarar por tercera vez ante el juez García Castellón por el 'caso Púnica', donde ha señalado que la Agencia de Informática y Telecomunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM), el Canal de Isabel II, el Consorcio de Turismo, el Instituto Madrileño de Desarrollo (IMADE) y la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la CAM (Fundescam) pagaban todo, pues desviaban dinero, sobre todo, a las campañas electorales de Esperanza Aguirre. Ojo, conviene recordar que Granados tiene un pacto con las fiscales: colaboración informativa a cambio de que se agilice su caso y dejen en paz a los suyos. Así, como las declaraciones de Cifuentes donde decía que cuando hay una imputación por corrupción debe producirse la dimisión. A eso unan la amenaza de Ciudadanos, que pedirá "la dimisión de Cifuentes si resulta imputada por la financiación irregular del PP de Madrid". Y todo ello a un año de las próximas elecciones municipales y autonómicas… Cristina Martín [email protected]