• Se trata de la mayor fuga de empresas de una autonomía a otra en medio de desafío independentista.
  • Según la agencia de ráting Axesor, con tantas salidas de empresas, la llegada de 337 no impide el saldo negativo (-68).
  • Madrid, la otra cara de la moneda: 649 compañías cambian de domicilio social pero llegan 789.
  • Así, tiene saldo positivo (140 compañías), seguido a distancia por Baleares ( 36), Murcia ( 18) y Galicia ( 7).
  • En total, 2.410 empresas se mudan hasta junio y esto afecta a su facturación (-104%), que es de 1.706 millones.
  • Y por si a Cataluña no le bastara con la fuga empresarial, se suma el posible impacto de los atentados...
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (en la imagen), debería pensar bien lo que va a hacer, pues está jugando con fuego en su afán independentista. Así parece reflejarlo el hecho de que 405 empresas han huido de Cataluña. ¡Sí, han leído bien! Se trata de la mayor fuga de sociedades mercantiles de una autonomía y ojo, sólo en el primer semestre. Según los datos de la agencia de ráting Axesor, se dieron tantas deslocalizaciones de empresas en Cataluña a otras regiones que la llegada de 337 no impidió que registrara un saldo negativo (-68). La Comunidad de Madrid, por su parte, está en la otra cara de la moneda. Y es que a pesar de que 649 empresas han cambiado de domicilio social entre enero y junio, han llegado a la región 789. Por lo tanto, ha registrado un saldo positivo de 140 compañías, el mejor de toda España, seguido de Baleares ( 36), Murcia ( 18) y Galicia ( 7). Cataluña ha vuelto de nuevo a encabezar las deslocalizaciones empresariales a otras comunidades autónomas, aunque Andalucía también debería reflexionar para atraer a más inversores: es la segunda región en saldo negativo de compañías (-60). Les siguen: Asturias (-36), País Vasco (-27) y Canarias (-17). En total, se han registrado en España 2.410 cambios de domicilio social de sociedades en el primer semestre, un 5,9% más que hace un año. Y esto ha repercutido en la facturación de las que han hecho mudanza, que ha bajado un 104%, pasando de 3.606 millones de euros a 1.760 millones. En este aspecto de la facturación, Madrid ha alcanzado una cifra de 292 millones y Cataluña, de 176 millones. Volviendo al tema del desafío independentista, hay que subrayar que en una semana tras los atentados de Cataluña, han pasado del 17-A al 1-O y una avioneta de la asociación separatista Ómnium Cultural está sobrevolando las playas españolas, mientras Rajoy llama a la unidad. Sin embargo, Puigdemont debería preocuparse no sólo por la gran fuga de empresas que vive su región, sino también interesarse más por la seguridad y la lucha contra el terrorismo yihadista porque en Cataluña vive una elevada población musulmana y concentra el mayor porcentaje de radicales islamistas entre los detenidos en el conjunto del país. Cristina Martín [email protected]