• Un Senado que desde hoy jueves prepara la aplicación del artículo 155 a Cataluña por la desobediencia del Govern.
  • De hecho, la reunión de ponentes de la comisión del Senado para la aplicación del artículo 155 ha descartado las alegaciones de la Generalitat.
  • Lo curioso es que Puigdemont mande alegaciones a una institución del Estado, del que se declara en rebeldía.
  • Se hace la víctima: el 155 sería una "manifiesta desproporción" porque va más allá de las "medidas necesarias" para que el Govern revoque la declaración de independencia.
  • Designa a Ferran Mascarell, delegado del Gobierno de la Generalitat en Madrid, para que le represente "a los efectos oportunos".
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (en la imagen), fiel a su estilo de no dar la cara, en vez de ir en persona al Senado ha presentado hoy jueves, mediante un burofax, alegaciones a la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno. Pero la reunión de ponentes de la comisión del Senado para la aplicación del artículo 155 ha descartado las alegaciones de la Generalitat. El PP ha añadido algunas enmiendas y el proceso sigue adelante Lo curioso es que Puigdemont mande alegaciones a una institución del Estado, del que se declara en rebeldía. ¿Pero qué dicen las alegaciones de Puigdemont? Pues acusa al Gobierno de Mariano Rajoy de haber "soprepasado ampliamente los límites" del artículo 155, y subraya que este, en su apartado 2, solo dice que el Ejecutivo "podrá dar instrucciones a las autoridades de la Comunidad Autónoma", pero en ningún caso, "destituirlas, ocupar su lugar y sustituirlas en el ejercicio de todas las funciones que constitucionalmente les corresponden", informa RTVE. Según la Generalitat, las decisiones que recoge el acuerdo del Gobierno para aplicar el 155 que va a debatir el Senado, "despojan prácticamente a las instituciones de la Generalitat de sus principales atribuciones". Cita por ejemplo, entre otras, el hecho de que el presidente del Gobierno vaya a asumir la potestad de disolver el Parlamento y convocar elecciones en Cataluña, así como cesar al presidente de la Generalitat, limitar las potestades del Parlament y que el Estado se haga cargo de "la dirección política de la administración de la Generalitat en su conjunto". Por ello, considera que si el Senado autoriza las medidas, "estaría imponiéndolas sin una ponderada causa justificante e incurriendo en un exceso notorio" respecto al objeto del requerimiento previo que el Gobierno hizo a la Generalitat al activar el 155. También interpreta que existe "una clara falta de congruencia" respecto de ese requerimiento y "con manifiesta desproporción entre la finalidad perseguida y las alteraciones impuestas al sistema institucional de la Generalitat". En consecuencia, el Govern considera que ha habido una "patente vulneración del procedimiento previsto para el artículo 155". En el documento de alegaciones, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anuncia también que designa a Ferran Mascarell, delegado del Gobierno de la Generalitat en Madrid, para que le represente "a los efectos oportunos", o en el caso de que no fuera posible, "dicha representación sería asumida por los senadores Josep Lluís Cleries (PDeCAT) y Miquel Àngel Estradé (ERC). Andrés Velázquez [email protected]