• La presidenta andaluza se quema antes de ser candidata y responde a Sánchez: "No es momento de proyectos personalistas sino del PSOE".
  • Pero hay más socialistas quemados, como Eduardo Madina, Elena Valenciano, Patxi López o incluso Antonio Hernando.
  • Los problemas se le acumulan al presidente de la gestora, Javier Fernández, que está muy preocupado por el PSC.
  • Y encima, se ve obligado a cambiar el calendario previsto: congreso y primarias para mayo.
El PSOE, como decíamos el martes, se está radicalizando y apunta al enfrentamiento civil. Un escenario muy revuelto que afronta sin líder: el asturiano Javier Fernández sólo la gestora y la andaluza Susana Díaz (en la imagen, junto a Elena Valenciano, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, Felipe González y Javier Fernández), la principal postulada a ocupar el puesto del frentepopulista Pedro Sánchez, ya no sirve. Se busca a otro líder. La presidenta de Andalucía se ha quemado antes de ser designada candidata, así lo considera la vieja guardia socialista (Felipe González, Rubalcaba y Zapatero, entre otros). Claro que su hombre de confianza, portavoz socialista en el Parlamento andaluz y ahora también de la gestora, Mario Jiménez, sigue apoyando a su 'jefa'. Este miércoles, Díaz ha advertido que "no es momento de proyectos personalistas, sino del PSOE", recalcando que es un partido "autónomo" de la derecha y de Podemos, en respuesta a la polémica entrevista a Sánchez en 'Salvados'. Además, también parece un rechazo a una posible candidatura suya, pues la situación es muy distinta a la de hace poco más de un mes, cuando dijo: "Yo voy a estar donde me pongan mis compañeros, en la cabeza o en la cola". Pero los acontecimientos de las últimas semanas no sólo han quemado a Susana Díaz, sino también a otros socialistas. Entre ellos, están: Eduardo Madina, que se enfrentó a Sánchez en las primarias de julio de 2014; Elena Valenciano; Patxi López, por su postura 'pro-Sánchez' entre el 20-D y el 26-J, el 'no' a Rajoy y su posterior abstención; o incluso Antonio Hernando, un gran 'sanchista', ahora visto como traidor, que también ha pasado del "no es no" a la abstención. Por ahora, sólo hay sanción para los 15 diputados díscolos que votaron 'no' a Rajoy, aunque se llegó a plantear su expulsión. Estos fueron: Margarita Robles, Susana Sumelzo, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Zaida Cantera, Meritxell Batet, Joan Ruiz, Mercè Perea, Manuel Cruz, José Zaragoza (PSC), Lídia Guinart, Marc Lamuà, Pere Joan Pons, Sofía Hernanz y Luz Martínez Seijo. Mientras, los problemas se le acumulan a Javier Fernández, que está muy preocupado por el PSC. No hay que olvidar que no es una división territorial del PSOE sino un partido, liderado por Miquel Iceta, que ahora está dispuesto a echar un baile con la antisistema Ada Colau. Y encima, Fernández se ha visto obligado a cambiar el calendario previsto: adelanta el congreso y las primarias a mayo. Su idea inicial era aguantar año y medio, pero hay demasiada división ahora a en las filas socialistas para esperar tanto. Además, con anterioridad debe haber un debate sobre la estrategia de reconstrucción del partido y un proceso de reflexión por la continua pérdida de votos en las urnas. Cristina Martín [email protected]