• Un aplazamiento a la espera de las explicaciones que, previsiblemente, dará Rajoy en la sesión de control.
  • Pero, con ello, el PSOE pone en entredicho su pretendido apoyo al Gobierno en el tema catalán.
  • La portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, insiste en distinguir el apoyo contra la secesión de las cargas policiales del 1-O.
En política no todo es Cataluña y el PSOE no olvida que es el líder de la oposición. Por ello, Pedro Sánchez se empecina en reprobar a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (ambos en la imagen),… aunque ha tenido algo de tacto por la situación actual y no lo hará esta semana. Y hablamos de Sánchez porque la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, ha recalcado que "el PSOE tiene una voz única, la del secretario general". Este aplazamiento se produce a la espera de las explicaciones que, previsiblemente, dará Mariano Rajoy, este miércoles en la sesión de control. Por ahora no es un paso atrás porque en función de lo que diga el presidente del Ejecutivo decidirán, aunque se abre la posibilidad si las razones les convencen o si pide disculpas, como hizo el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. Esto último de las disculpas no creemos que vaya a suceder porque el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, señaló que "no hay nadie en el Gobierno que no respalde las actuaciones policiales" del 1-O para impedir el referéndum ilegal. Es más, Millo metió la pata y eso que es un hombre de Soraya… Pero con el empeño por reprobar a la vice, el PSOE pone en entredicho su pretendido apoyo al Gobierno en el tema catalán, pues Soraya también es ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales. Y es que Robles insiste en distinguir el apoyo contra la secesión -recuerda que "el PSOE va a estar siempre con la Constitución"- de las cargas policiales del 1-O. Cristina Martín [email protected]