• Emilio Botín estaba obsesionado por crecer más que por ganar valor para el accionista.
  • Y así dejó un banco tocado en su solvencia.
  • El Santander ha crecido a costa de sus accionistas.
  • Conclusión: mega-ampliación de 7.500 millones de euros. Y acelerada.
  • Un dato: el 'coco' del BBVA cotizaba mejor que el del Santander.
  • Y luego está el 'scrip dividend': hasta ahora el Santander pagaba hasta 60 céntimos en scrip; ahora 5 céntimos en scrip y 15 en efectivo. Lo previsible es que, a partir de ahora paguen más en metálico.
  • Y es que las acciones se valoran según los dividendos que se pagan.
  • Otro problema: la forma acelerada de colocación acabará con los derechos de suscrición preferente del accionista.
  • Lo mejor de la operación de Ana Botín: desinvertir en dólares, donde la entidad tenía mucha exposición.
  • Y si como excusa, sólo eso, hay que comprar algo... pues se compra.
  • La idea de la familia Botín es mantener el 0,70% de control.
  • Y pueden hacerlo.

Mega-ampliación de 7.500 millones de euros del Banco de Santander, el 10% del capital. Y con colocación acelerada. Impacto máximo. La CNMV suspende la cotización y el banco anuncia consejo extraordinario.

¿Qué está pasando? Pues lo que estaba pasando es que Emilio Botín había descuidado la solvencia, que no la rentabilidad de la entidad. Su obsesión era hacer crecer al Santander por los cinco continentes y eso lo hacía muy bien, pero en parte a costa de los accionistas, baqueteados por un dividendo magro y mucho 'scrip dividend'. Un sistema, en fin, que tenía poco recorrido, porque, al final, las acciones se valoran por su dividendo y la gente se cansa de cobrar en papeles. Sobre todo si se acumulan los papeles. No sólo eso: resulta que los convertibles del BBVA estaban cotizando mejor que los del Santander, el líder, lo cual no debe permitirse en modo alguno. Y para guinda de la tarta: la exposición de Santander en dólares era superior a la de su competidor. Por tanto, ahora tocaba, con el euro a 1,20 dólares, desapalancarse en dólares.

En otras palabras, Emilio Botín había crecido a costa del accionista y el accionista empezaba a cansarse. Y ojo, porque ahora los minoritarios deberían enfadarse: la forma acelerada de ampliación supone la renuncia al derecho de suscripción preferente. En el presente caso, por las bravas: la ampliación se dirige, con total preferencia, hacia los inversores institucionales. En cualquier caso, volviendo al 'scrip', lo que ha hecho Ana Botín (en la imagen) es lo siguiente: hasta ahora el Santander pagaba hasta 60 céntimos en 'scrip'; ahora 5 céntimos en 'scrip' y 15 en efectivo. Es evidente que, a partir de ahora, el Santander pagará más en metálico.

Y el rumor de compra de algún banco extranjero. Posiblemente sí, pero no dejará de ser una excusa para el objetivo principal: reforzar la solvencia del banco y los recursos propios. ¡Ah!, por cierto, Ana Botín quiere jugar fuerte, otra vez, en crédito, y eso significa que necesita dinero para su batalla hipotecaria, que ya comenzó con créditos a más de 1,50 sobre euríbor y que le acaba de fastidiar Kutxabank con euríbor más 1.

Pero sobre todo, la mega-ampliación es una cuestión de cantidad, que hablamos de un 10% del capital o 7.500 millones de euros en metálico. Que lo ha hecho porque necesitaba hacerlo está es una cuestión de cantidad. Ana Botín ha comenzado su travesía como presidenta reforzando sus recursos propios porque necesitaba reforzarlos. Seguramente convertirá recursos propios de segunda clase en recursos propios pata negra. Además, ahora necesitará que sus accionistas le acompañen en esa travesía, sin hacerlo a regañadientes. Era la asignatura pendiente de Emilio Botín que ha abordado Ana Botín. No olviden que nadie amplía capital si no se ve obligado a hacerlo. Luego hay que dividendar ese capital.

Por cierto, la familia Botín piensa acudir a la ampliació. No puede bajar del 0,70% del capital si quiere mantener el control del banco frente a unos fondos especuladores que le miran con lupa. En cualquier caso, nadie podrá acusar a Ana Patricia de cobardía: ha hecho lo que tenía que hacer y lo ha hecho a lo grande. Esperemos que, tras la ampliación, la cotización del banco se lo reconozca.

Eulogio López

[email protected]