• El consejero delegado no está dispuesto a que el Gobierno le diga lo que tiene que hacer. Ni Cebrián.
  • Curioso, aún no se ha constituido la fundación que presidirá Janli y que velará por los principios fundacionales.
  • Y si se produce el nombramiento, Mirat exige que su valedor no esté tres años, sino uno.
  • Todo ello con Moncloa enfadada por el tono y la forma en que se presentó la encuesta de Metroscopia... más que con la encuesta en sí.
  • O sea, que el Gobierno, con sus intromisiones en PRISA, ha hecho un pan con unas tortas. Ahora resulta que tampoco Janli era la solución.
  • Y mientras, Javier García Carranza, a esperar y ver.
Las aguas andan algo revueltas en PRISA. Y es que el Ceo, Manuel Mirat (en la imagen), se ha rebelado contra Juan Luis Cebrián, y al mismo tiempo, Moncloa se ha cabreado. El consejero delegado no está dispuesto a que el Gobierno le diga lo que tiene que hacer. Por lo tanto, cuatro meses después de llegar al cargo por ser un hombre de total confianza de Cebrián, sustituyendo a José Luis Sainz, ahora se atreve a plantar cara a su valedor. En concreto, Mirat acaba de hacer dos nombramientos que no han gustado a los de la cuerda de Cebrián: Alejandro Martínez Pizón como nuevo responsable de Prisa Noticias (o sea, de las cabeceras El País, AS y Cinco Días) y Pedro García Guillén como nuevo Ceo de Prisa Radio (Cadena SER y Los 40), según El Español. Martínez Pizón sustituye al propio Mirat, que aún mantenía ese cargo a pesar de ser Ceo de PRISA y García Guillén, a Andrés Cardó, abriendo nueva etapa en la radio. Como saben, hace dos meses, Janli volvió a tomar el pelo a todos en la Junta de Accionistas de PRISA, pues aunque dejó la presidencia nombrando para dicho cargo a Manuel Polanco, se quedó en el grupo que lleva arruinando desde hace años. De hecho, Janli será el presidente de El País y estará dentro del consejo editorial de PRISA y además presidirá una nueva fundación que velará por los principios fundacionales del grupo. Y todo ello con el apoyo de Moncloa, que al parecer le necesita para luchar por la unidad de España y detener a Podemos en las trincheras revolucionarias. Lo curioso es que aún no se ha constituido dicho fundación… Es más, si finalmente se produce el nombramiento de Cebrián como su presidente, Mirat exige que no esté tres años al frente sino solamente uno. Paralelamente, Moncloa está enfadada por el tono y la forma (demasiado agresiva) en que presentó la encuesta de Metroscopia del pasado viernes, donde estimaba una gran victoria de Ciudadanos. Y esto ha dolido también en el PP, hasta el punto de que en la Junta Directiva Nacional del lunes, Mariano Rajoy, habló de "rearme programático". En definitiva, el Gobierno con sus intromisiones en PRISA ha hecho un pan con unas tortas. Y mientras, Javier García Carranza, el nuevo hombre de Ana Botín (recuerden que el Santander tiene el mando del 'pool' bancario) para los delicados menesteres que viene de la banca de inversión, a esperar y ver. Por cierto, parece que hay un principio de acuerdo con los acreedores (Telefónica, HSBC, Santander, Caixabank, la familia Polanco, Amber Capital y 'hedge funds') para recapitalizar deuda, la cual asciende a 1.455 millones de euros. Esto facilita las cosas para que se pueda realizar la ampliación de capital en el primer trimestre. Cristina Martín [email protected]