• Amber Capital, principal accionista, presiona y logra que las retribuciones de los consejeros estén en el orden del día de la Junta.
  • En 2016, los tres consejeros ejecutivos recibieron un bonus de 1,4 millones, mientras PRISA perdió 68 millones.
  • El fondo creado por Joseph Oughourlian está cansado de que Janli se lleve una pasta por su desastrosa gestión.
  • Tampoco tiene el favor de Telefónica, HSBC, Caixabank y Santander, que han salvado al grupo de la quiebra.
  • Y por si esto no bastara, hay que sumar la frustrada venta de Santillana, la última joya del grupo.
Parece que al presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián (en la imagen), se le acumulan los problemas, pues su elevado sueldo -casi 1,8 millones de euros- vuelve a estar en cuestión. Y es que Amber Capital, el principal accionista del grupo mediático, ha presionado y ha logrado que las retribuciones de los consejeros estén en el orden del día de la Junta del próximo 30 de junio. En 2016, a los casi 1,8 millones de sueldo, Cebrián añadió 691.472 euros de retribución variable y una contribución de 1,2 millones para cuando se jubile. Y ojo, porque ya tiene acumulados cerca de 50 millones para su pensión. En total, los tres consejeros ejecutivos (Cebrián, José Luis Sainz y Manuel Polanco) recibieron un bonus (variable) de 1,4 millones, mientras PRISA perdió 68 millones. Con estas cifras, no es de extrañar que el fondo creado por el francés de origen armenio Joseph Oughourlian esté cansado de que Janli se lleve una pasta por su desastrosa gestión. Claro que el presidente de PRISA tampoco tiene el favor de Telefónica (13%), HSBC (9,5%), Caixabank (4,9%) y Banco Santander (4,1%), que han salvado al grupo de la quiebra. ¿Cómo? Capitalizando deuda, no había otra manera. Eso sí, Cebrián aún tiene amigos en el accionariado del grupo: la familia Polanco (17,5%), el grupo mexicano Herradura (8,9%) y los cataríes de MGi (8,1%). En total, un 34,5%, ¿será suficiente para no perder privilegios? El 'día D' se sabrá. Y por si esto no bastara, hay que sumar la frustrada venta de Santillana, la última joya del grupo. Recuerden que el plan se anunció el pasado 16 de noviembre y el plazo acaba el próximo 30 de junio, pero PRISA cerró el tema el pasado mayo al rechazar las ofertas recibidas. Habrá que buscar otro activo que vender… mientras El País y la SER se desangran. Cristina Martín [email protected]