• PNV cuestiona la constitucionalidad de su aplicación (menos mal, porque es un artículo la Constitución) y lo ve como una torpeza política.
  • EH Bildu señala que no se pueden mantener "políticas de alianzas" con los que apoyan el 155.
  • Otegi añade que dicha medida supone "de facto el fin del régimen del 78 y del estado de las autonomías".
  • El Parlamento de Navarra tacha de "inaceptable e inadmisible" la aplicación del 155 en Cataluña.
  • Lo hace en una declaración institucional firmada por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezquerra.
  • Lo único positivo de los nacionalistas navarros es que hablan de la ciudadanía catalana como "la principal víctima".
Como cabía esperar, los 'amigos' nacionalistas vascos y navarros de Carles Puigdemont han cargado contra el artículo 155 y su aplicación. Entre ellos, encontramos a PNV, EH Bildu y Geroa Bai que critican las medidas iniciadas por el Gobierno Rajoy y que pondrá en marcha el Senado. El PNV ha cuestionado la constitucionalidad de la aplicación del 155. Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, ha afirmado que este artículo "no vale para lo que Moncloa ha decidido y esa interpretación tan laxa y abusiva supone un peligroso precedente". Además, los nacionalistas vascos consideran que la medida es desproporcionada, además, en su opinión, es una torpeza política al ir en la dirección contraria de lo que Cataluña pide y necesita. Desde EH Bildu, su portavoz, Arnaldo Otegi, ha señalado que no se pueden mantener "políticas de alianzas" con los que apoyan el 155. Otegi ha añadido que dicha medida supone "de facto el fin del régimen del 78 y del estado de las autonomías". Por su parte, el Parlamento de Navarra ha tachado de "inaceptable e inadmisible" la aplicación del 155 en Cataluña. Lo ha hecho en declaración institucional firmada por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezquerra; mientras que ha contado con el voto en contra de UPN, así como de socialistas y populares navarros. Lo único positivo de los nacionalistas de Navarra ha sido que han hablado de la ciudadanía catalana como "la principal víctima". Cristina Martín [email protected]