• Éxito de la ampliación ergo… el Santander no ha asumido riesgo, sino tomado ventaja.
  • Mas historias de Saracho: no hay cojones para intervenir el Popular, lo sé bien.
  • El mexicano Antonio del Valle, la termita del banco, contrata al bufete Ontier… el de Slim.
  • Se distancia del chileno Andrónico Luksic. Este ha contratado a Miguel Roca.
Aún quedaba un mes para la intervención del 6 de junio (perdón, 7, que ya era de madrugada cuando Luis de Guindos se enteró de la fiesta) cuando Emilio Saracho, quien ya había retirado del proscenio a los dirigentes del Banco Popular, se rodeó de 'becarios' -así se los llamó en la casa- para realizar la gran obra: que no era sanear el Popular, naturalmente, sino venderlo. Pero los becarios también piensan, así que una muchacha, espabilada ella, a la vista de la evolución de la acción a la baja, que no parecía preocupar mucho a Saracho, preguntó. -Presidente, ¿y si no nos compra nadie? A lo que don Emilio respondió: -Pues seremos un banco zombi. Lo que tengo muy claro es que mientras yo esté aquí no hay cojones para intervenirnos. Quince días después comenzaron las negociaciones y 3 semanas después, Ana Botín le comunicaba que no era interlocutor deseado. Ahora bien, el equipo Ángel Ron sospechaba que tenía como hacedores a gente de dentro, como Antonio Del Valle (por eso el abogado Cremades presentó una petición de investigación sobre los bajistas ante la CNMV) que jugaban a bajistas y, después, al propio presidente Saracho no parecía importarle mucho la devaluación bursátil: así se vendería mejor. Sin embargo cuando el Santander se hace con el Popular por un euro, se hace necesario disfrazar el regalo con un presunto riesgo que asumía Ana Botín. Debería hacer una ampliación de capital. Pero ojo, esa ampliación no perjudicaría al fenecido Popu sino al renacido Santa. En plata: el mercado está dispuesto a concederte dinero si obtiene más negocio y el Popu era un buen negocio. En plata y en oro: El Santander no ha hecho una ampliación para sanear el Popular sino para robustecerse él mismo, en materia de recursos propios, que falta le hacía. Y la prueba está en que la demanda para la ampliación de capital ha superado a la oferta en ocho veces. Insisto, el Popular ha sido un chollo para el Santander, chollo propiciado por Bruselas, por Fráncfort, por Madrid… y por los 'tontomilongas' del propio Popular que abrieron una guerra civil entre ellos. Hablando de guerras civiles. Recuerden lo que ya les hemos contado en Hispanidad, cómo en los momentos finales, el saboteador mexicano Antonio del Valle busca a su amigo, Andrónico Luksic, para lanzar una opa sobre el Popu por 2.500 millones de euros. Luksic anuncia que ha comprado un 3% de un banco que valía 1.300 millones de euros y que días después valía… un euro, como la hamburguesa McDonald's. La pequeña. Pues bien, Antonio del Valle denunciará a Europa, a la JUR, y para ello ha contratado a Ontier, el antiguo bufete Hermosilla. Hoy, precisamente, es el bufete que lleva en España todos los asuntos de Carlos Slim, de cuya amistad tanto presumía Del Valle. Y sí, Del Valle y Slim se conocen pero Slim cuando hace negocios no conoce amigos. ¿Y Luksic? Pues el viejo amigo de Del Valle anda un poco mosca con él, así que ha decidido elegir a Miguel Roca. En cualquier caso, dos conclusiones: 1.- Las guerras civiles siempre acaban con la victoria del extranjero. 2.- El Popular ha sido un chollo para el Santander. Casi lo compro yo. Por ese precio. Eulogio López [email protected]