• La entidad sociocaritativa de la Iglesia católica subraya que los diez puntos de acción de la UE "están lejos de plantear una solución efectiva".
  • Propone "abrir canales seguros y legales para aquellos que buscan protección huyendo de la guerra y de la persecución, y abrir vías legales para la inmigración".
  • También sugiere "reemplazar la 'Operación Tritón' por una operación de búsqueda y rescate en toda regla".
  • "Estas muertes masivas suponen un paso atrás en el Proyecto Europeo, basado en la solidaridad y defensa de la dignidad de cada ser humano", dice Cáritas.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) acordaron ayer triplicar los fondos destinados a las operaciones 'Tritón' y 'Poseidón' de la Agencia europea de control de fronteras (Frontex), con el objeto de mejorar la vigilancia en el Mediterráneo y tratar de evitar que se repitan tragedias migratorias. Además, los Estados miembros se han comprometido a aumentar los medios materiales y humanos, aunque en este apartado no se han establecido compromisos concretos. Los Veintiocho también convinieron en la necesidad de avanzar en un proyecto piloto para el reasentamiento de inmigrantes con derecho a protección. En ese contexto, los secretarios generales de Cáritas Internationalis y de Cáritas Europa, Michel Roy y Jorge Nuño, han remitido una carta a los jefes de Estado y de Gobierno participantes en la reunión del Consejo Europeo extraordinario celebrada ayer en Bruselas en la que instan "a la UE y a sus Estados miembros a cambiar sus políticas migratorias". Afirman que la tragedia que tuvo lugar frente a la costa de Libia el sábado pasado, donde hasta 900 personas perdieron sus vidas, ha causado "conmoción" en Europa. "Estas muertes masivas suponen un paso atrás en el Proyecto Europeo, basado en la solidaridad y defensa de la dignidad de cada ser humano. La Unión Europea y sus Estados Miembros deben cambiar sus políticas migratorias". Denuncian que "el peor desastre marítimo registrado en el Mediterráneo desde la Segunda Guerra Mundial pone el foco de atención en la responsabilidad, no sólo de los traficantes sin escrúpulos que embarcan a estas personas, sino también de la UE. Lamentablemente, esta no es la primera tragedia humana de esta naturaleza y no será la última en futuro próximo". En su misiva, valoran "positivamente el hecho de que los Estados Miembros hayan decidido actuar rápidamente". Sin embargo, los diez puntos de acción presentados de forma conjunta el 20 de abril por la Comisión de interior y la Comisión de Exteriores del Consejo "están lejos de plantear una solución efectiva". "Antes de nada -requieren- debe plantearse una operación de búsqueda y rescate en las fronteras exteriores como acción prioritaria. Salvo por un pequeño esfuerzo duplicando los recursos de Frontex, que no tiene un mandato específico de salvamento, los Estados Miembros siguen poniendo el foco en medidas represivas". Añaden que "la lucha contra los traficantes o tomar las huellas de todas las personas migrantes no son medidas para salvar vidas ni están destinadas a lo que la Unión Europa puede y debe hacer: abrir canales seguros y legales para aquellos que buscan protección huyendo de la guerra y de la persecución, y abrir vías legales para la inmigración". Recuerdan también a los líderes europeos que sus anteriores declaraciones sobre 'acciones concretas para evitar la pérdida de vidas' "no han dado lugar a un menor número de muertos en el Mediterráneo. El deber de todos los países europeos es presentar acciones inmediatas y a largo plazo que sustenten sus declaraciones". Por todo ello, hacen "un llamamiento" a los líderes de la UE para que "muestren un compromiso claro para salvar vidas en el Mediterráneo y en todas las fronteras de la UE". "Europa tiene que reemplazar la Operación Tritón por una operación de búsqueda y rescate en toda regla, que tenga los buenos resultados de la operación italiana 'Mare Nostrum'  puesta en marcha a finales de 2014. Y citan unas palabras del Papa Francisco, en su Discurso del Papa Francisco al Parlamento Europeo, 25 de noviembre de 2014: "Es necesario afrontar juntos la cuestión migratoria. No se puede tolerar que el mar Mediterráneo se convierta en un gran cementerio". José Ángel Gutiérrez [email protected]