• Eso sí, el Sabadell estropeó el buen ejercicio del grupo de la familia Lara.
  • El banco endosó a la editorial 35 millones de euros en minusvalías.
  • En cualquier caso, el resultado de explotación creció un 12%, hasta los 248 millones.
  • Y el beneficio antes de impuestos ascendió hasta los 167 millones de euros.
  • Ateesmedia sigue siendo el plato fuerte, aunque el negocio editorial, por fin, repunta.
  • Y La Razón consigue nuevamente, cerrar 'neutro'. Mejor que cualquiera de sus competidores directos.
  • Eso sí, el beneficio de la sociedad dominante se reduce a 15 millones de euros.
El grupo Planeta puede presumir de ser el único multimedia español en números negros durante 2015 y que, sobre todo, ha aumentado el volumen de esos números negros. Para ser exactos, las cifras que Planeta ha trasladado al Registro Mercantil hablan de un resultado de explotación de 264 millones  Al mismo tiempo, el beneficio consolidado antes de impuestos ha crecido desde los 116 a los 167 millones de euros. Entre ambas cifras, unos gastos financieros de 71 millones de euros que, aunque caen respecto al año 2014 indican que Planeta debe desapalancarse. Por supuesto, Atresmedia, sociedad que controla con el grupo italiano De Agostini, ha sido el motor de ingresos más relevante. Y La Razón ha vuelto a ser el periódico de Madrid que ha cubierto gastos frente a las pérdidas de los tres diarios competidores, El País, ABC y El Mundo. La facturación total de Planeta se ha elevado a 2.364 millones de euros, lo que supone un 18% más que un año antes. Hasta ahí todo bien, estamos, sin duda, ante el multimedia español que está en números negros y con beneficio creciente. Ahora bien, se ha tenido que tragar la minusvalía contable del Banco Sabadell (35 millones de euros brutos) lo que le ha valido al grupo que preside Pepe Creuheras (en la imagen) una salvedad del auditor. Planeta ha preferido aplicar esta minusvalía contra reservas, una práctica discutible que, en cualquier caso no ha gustado al auditor. Se trata de una pérdida contable ciertamente, pero no deja de ser una pérdida. Si Planeta vendiera ahora su 3% del Sabadell la minusvalía pasaría a ser 'real'. Lo que, en roman paladino, significa que Planeta no puede irse del Sabadell de Pep Oliu. Sospecho que Oliu y Creuheras no se mandan regalos por Navidad. Y naturalmente ni un analista con alguna copa de más sueña con que la banca vuelva a la capitalización pre-crisis: ni de broma. Eulogio López [email protected]