• La CNMV frena, por segunda vez, la aspiración de los accionistas de Pescanova de volver a cotizar en el parqué después de tres años.
  • Los Fernández de Sousa y compañía verán diluida su participación en Nueva Pescanova si no acuden a la macro ampliación que prepara el dúo González (presidente y Ceo).
La CNMV ha frenado este lunes la vuelta al parqué de Pescanova. Y ya van dos intentos, desde que en marzo de 2013 las acciones de la pesquera dejaran de cotizar en el mercado continuo debido a la crisis desatada en la compañía. En el escrito remitido este lunes, el organismo que preside Elvira Rodríguez ha considerado incompletas las respuestas recibidas el pasado 3 de agosto y que respondían a cuestiones planteadas por el supervisor tras recibir una primera solicitud, por parte de la compañía, de levantamiento de suspensión de la cotización de las acciones. Entre la información requerida por el supervisor destaca una actualización del plan de negocio de Nueva Pescanova, de la que los bancos acreedores controlan el 63% del capital, frente al 20% que posee Pescanova, y la actualización del plan de viabilidad de Pescanova y su adecuación al plan estratégico de la matriz. Por si fuera poco, la CNMV también pide a los accionistas de Pescanova que amplíen la información acerca de las causas judiciales abiertas contra los antiguos administradores de la empresa entre los que está, por ejemplo, el mismo Fernández de Sousa. Los requerimientos del supervisor son lógicos y suponen un freno definitivo para las aspiraciones de los accionistas de Pescanova, que no tendrán más remedio que acudir a la ampliación de capital de 500 millones de euros -adelantada por Hispanidad- que preparan el presidente y el Ceo de Nueva Pescanova, Jacobo González-Robatto e Ignacio González Hernández respectivamente. La alternativa, ver reducida su participación muy por debajo del 20% actual. Pablo Ferrer [email protected]