• Uno de los fieles se negó a firmar que no volvería a ir a misa.
  • Las autoridades comunistas han aumentado las amenazas y la violencia ejercidas contra la minoría cristiana.
En Vietnam, al menos 30 agentes del Gobierno irrumpieron en una vivienda que funciona como iglesia, golpeando a los fieles e impidiendo la celebración de la misa, informó la agencia Asia News. El incidente ocurrió en el distrito de M??ng Kh??ng, en la provincia de Lào Cai (norte de Vietnam, en la frontera con China). El P. Nguy?n V?n Thành estaba presidiendo el rito, cuando los policías lo intimidaron a suspender la celebración. Luego, los agentes empujaron a los católicos fuera del lugar de culto, golpeando a un joven y arrestando a dos personas, una de ellas, de 14 años. Tr?n T.T, un testigo, cuenta a AsiaNews: "Entre los policías que irrumpieron en el lugar, estaba también Nguy?n Qu?c H??ng, vice-presidente del distrito, y otros dos vice-presidentes de organizaciones gubernamentales". Según Phan T.L, quien también estuvo presente, fue H??ng "quien ordenó que la policía viniera a la iglesia. Los agentes amenazaron a los feligreses y ordenaron al P. V?n Thành que se presentara en la sede policial para ser "examinado e interrogado". Uno de ellos fue apaleado por los agentes: "No entiendo por qué me arrestaron y me golpearon, como si fuese un criminal. Me estrangularon, golpeándome la cabeza contra el muro. Me condujeron a la Comisión del pueblo de M??ng Kh??ng y borraron todos los archivos de mi celular. Ahora me duele el cuello". Una vez en el departamento central de policía, fue "obligado a admitir que había puesto en peligro la seguridad y que había causado desorden en la comunidad. La policía me obligó a escribir un informe y a firmar un documento que afirma que ya no iré más a misa. Yo no lo firmé". En el último tiempo, las autoridades comunistas de Lào Cai han aumentado las amenazas y la violencia ejercidas contra la minoría cristiana, y no permiten el registro de los lugares de culto, rotulando como ilegal cualquier reunión que se realice. Algunos parroquianos cuentan: "Muchas veces hemos solicitado a las autoridades locales poder construir una pequeña iglesia, pero siempre se han negado. Por lo tanto, debemos alquilar las viviendas de la gente para celebrar misa". La policía, sin embargo, "afirma que los sacerdotes no tiene derecho a celebrar, ni los parroquianos a participar. Cuando uno es descubierto, se le acusa de perturbar el orden. De este modo, el distrito de  M??ng Kh??ng viola la Constitución, que reconoce la libertad de culto". A pesar de la oposición del Gobierno, los fieles de las zonas montañosas septentrionales no se rinden: "Esperamos que el gobierno cree las condiciones para que podamos tener una iglesia. Todos los días celebramos la misa y rezamos por nuestras familias y por la sociedad". Tr?n T.T agrega: "Yo soy católico. Me presenté ante las autoridades, y dije que deseaba donar mi propiedad para la edificación de la iglesia. No me permitieron hacerlo". José Ángel Gutiérrez [email protected]