• Nguyen Van Oai, de 36 años, es miembro del movimiento democrático de Viet Tan, y cofundador de la Asociación de exprisioneros de conciencia católicos.
  • Forma parte del grupo de 14 jóvenes cristianos arrestados por en 2011 por su actividad a favor de los derechos humanos.
  • En 2013, Nguyen Van Oai fue condenado a una pena de cuatro años de prisión y cuatro de libertad vigilada, por haber intentado "derrocar al gobierno legítimo".
  • A pesar de la pena, siguió denunciando las injusticias de las autoridades locales y liderando las protestas contra los tremendos abusos.
En Vietnam, un tribunal de la provincia centro-septentrional de Ngh? An confirma la pena de reclusión para el bloguero católico Nguyen Van Oai (en la imagen), rechazando su apelación y llevándolo nuevamente a prisión. El 18 de septiembre pasado, el tribunal del pueblo de Hoàng Mai condenó al activista y ex prisionero político a cinco años de prisión y cuatro de arresto domiciliario por "resistencia a oficial público" y "violación de la libertad vigilada". El 19 de enero de 2017, personal policial vestido de civil agredió y arrestó al activista, para luego acusarlo de resistirse y de violar los términos de obligación de residencia, dispuestos en 2015 tras descontar una condena anterior por actividades a favor de la democracia, informa AsiaNews. Nguyen Van Oai, de 36 años, es miembro del movimiento democrático (proscrito) de Viet Tan, y cofundador de la Asociación de exprisioneros de conciencia católicos. Él formaba parte de un grupo de 14 jóvenes católicos y protestantes arrestados por el régimen en 2011, durante una serie de operativos contra activistas a favor de los derechos humanos y vinculados a grupos y organizaciones religiosas, movimientos ambientalistas y patriotas anti-chinos. Junto al famoso bloguero católico Paulus Le Van Son, en el año 2013, el activista fue condenado a una pena de cuatro años de prisión y cuatro de libertad vigilada, por haber intentado "derrocar al gobierno legítimo". A pesar de la condena, él siguió desarrollando su actividad en defensa de los derechos humanos, denunciando las injusticias de las autoridades locales y liderando las protestas contra los tremendos abusos en la recaudación de impuestos, con el consecuente endeudamiento de la población. Además, el activista ha apoyado a los ciudadanos de las provincias centrales de Vietnam en su lucha por un resarcimiento a causa de los daños causados por la empresa Formosa Steel Company, la compañía responsable del mayor desastre ecológico ocurrido en la historia del país. Fuentes locales informan que los policías de civil y los matones agredieron a los sostenedores de Oai fuera de los tribunales, arrancándoles de sus manos los teléfonos celulares y algunos carteles donde se pedía la liberación del activista. José Ángel Gutiérrez [email protected]