• Combinada con la de pilotos de Air Europa.
  • Recuerden que, en su día, los controladores cerraron el espacio aéreo español.
  • Todo, sin olvidar al personal de AENA, muy sindicalizado.
  • Una macedonia que puede afectar a la campaña turística.
Los controladores aéreos se quejan de falta de personal, sobre todo durante estas fechas en las que se multiplica el tráfico aéreo. De momento, sólo han levantado la voz –han descartado expresamente ir a la huelga-, pero a nadie se le escapa que hacer algo así en pleno mes de julio es algo más que una sencilla advertencia. En definitiva: se está gestando otra huelga de controladores. Y cuidado, porque podría coincidir con los paros convocados por los pilotos de Air Europa, del 30 de julio al 2 de agosto. Unos paros calcados a los protagonizaron los pilotos de Iberia cuando la compañía creó la filial de bajo coste, Iberia Express. Por cierto, al final, el pulso lo ganó la compañía aunque por el camino, los que se llevaron la peor parte fueron los de siempre: los usuarios. Pero nada comparado con el caos vivido en diciembre de 2010, cuando los controladores aéreos decidieron ir a la huelga –el motivo fue el mismo que ahora- y provocaron el cierre del espacio aéreo español. Como medida urgente, el entonces ministro de Fomento, José Blanco López, encomendó el espacio aéreo al Ministerio de Defensa. Años después, tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional le dieron la razón. Todo, sin olvidar al personal de AENA, muy sindicalizado. De hecho, en la nota remitida este viernes a los medios, el sindicato CSIF habla de la ignominia de ENAIRE y de AENA a sus trabajadores (controladores y no controladores). Si finalmente se confirman los peores augurios, la macedonia creada por los controladores, por los pilotos de Air Europa y por el resto de trabajadores de AENA, podría mermar seriamente la temporada turística. De momento, sólo tenemos confirmada la huelga de pilotos de Air Europa. Los controladores sólo han lanzado el primer aviso. Pablo Ferrer [email protected]