• El líder socialista quiere ser 'el salvador' del sistema público de pensiones, que está en "situación de emergencia".
  • Su solución: que los bancos contribuyan, "es justo, después de que en su rescate desembolsamos 77.000 millones".
  • Lo de la banca es pura demagogia: lo de las transacciones financieras no... pero Sánchez no concreta. Así que no sabemos de que está hablando.
  • El PSOE no apoyará los PGE de 2018: presentará enmienda a la totalidad y unos presupuestos alternativos.
  • Apuesta por "reconectar la Constitución con la España de hoy", incluyendo a la gente del 15-M y sel combate contra la desigualdad.
  • Cataluña. Critica a Arrimadas (Ciudadanos) por no haberse puesto en contacto con el PSC y le pide públicamente que lo haga.
Pedro Sánchez (en la imagen) ya está en campaña, a pesar de que falta más de un año para las elecciones municipales y autonómicas y aún no se sabe cuando serán las próximas generales. De hecho, ha propuesto financiar las pensiones con impuestos a la banca y a las transacciones financieras, en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum. El líder socialista quiere ser el salvador del sistema público de pensiones, que está en "situación de emergencia", tal y como se ve con la petición de créditos (el último, el pasado lunes, al Tesoro) para cubrir el Fondo de Reserva. "Es un problema muy serio del que no habla el Gobierno", ha denunciado Sánchez. Pero en el PSOE "no queremos subir las cotizaciones, sino abrir nuevas vías de financiación, como otros países europeos". Su solución es que los bancos contribuyan después de que en su rescate desembolsamos 77.000 millones de euros y mirando lo que se ha hecho en Reino Unido, plantea "un impuesto extraordinario a la banca que tendría una recaudación de 1.000 millones al año" y otro impuesto a las transacciones financieras. Lo de la banca es pura demagogia. Los bancos pagan muchos impuestos y financiar el sistema de pensiones les viene grande. Lo de las transacciones financieras no... pero Sánchez no concreta. Así que no sabemos de que está hablando. ¿De la tasa Tobin (sobre divisas)?, de todo tipo de entidades financieras. Por cierto, Europa, mal por Europa, ha renunciado a ello. Y dentro de su estrategia de campaña, el PSOE, claro está no apoyará los PGE de 2018 y por tanto, dirá 'no' al "tándem Rajoy-Rivera". Es más, presentará una enmienda a la totalidad al proyecto que presente el Gobierno y unos presupuestos alternativos el próximo febrero. Y es que aunque aún no se conozcan los PGE, Sánchez cree que ya tienen elementos suficientes (el techo de gasto, el borrador enviado a Bruselas…) como para decir que el PSOE no va a apoyarlos. El líder socialista también aspira a ser un salvador en otros muchos aspectos, además de las pensiones: educación, ciencia, política del agua, pobreza, jóvenes… y por supuesto, igualdad de género. Por ello, ha anunciado que entre enero y mayo, el PSOE elaborará diez acuerdos de país conversando con la ciudadanía, que después transformará en iniciativas parlamentarias. Entre ellas, no se olvida del famoso ingreso mínimo vital, donde espera que Ciudadanos apoye dicha Iniciativa Legislativa Popular (ILP). Tampoco se olvida de la reforma de la Constitución para celebrar su 40 aniversario y habla de querer "reconectarla con la España de hoy", es decir, incluyendo a la gente del movimiento del 15-M y el combate contra la desigualdad. Esto parece todo un guiño a Podemos y sus afines, a pesar de que ya no son un socio preferente para los socialistas. Y cómo no, en las preguntas salió el tema de Cataluña. Sobre Puigdemont y compañía, Sánchez presumió de español: "no pueden imponer unilateralmente su agenda con una mayoría social no independentista" y "ante cualquier quebrantamiento, el PSOE estará en la defensa del Estado y la integridad territorial". Pero criticó a Inés Arrimadas, tras su victoria el pasado 21-D, por no haberse puesto en contacto con el PSC y le ha pedido públicamente que lo haga. Cristina Martín [email protected]