• Así responde Tomás Burgos a Hispanidad y espera que "la evolución de ingresos siga siendo suficiente para cubrir el desfase y asegurar la sostenibilidad". O sea, que los impuestos laborales seguirán siendo los más altos de Europa.
  • No barajan retrasar la edad de jubilación más allá de los 67 años, un proceso transitorio adecuado, según el secretario de Estado de la Seguridad Social.
  • Eso sí, insiste en distinguir edad real de jubilación y edad legal, donde hay brecha: 64,2 años frente a 65,5 años.
  • ¿La razón? Elevadas cifras de jubilaciones anticipadas y jubilaciones parciales, a pesar de las medidas de "envejecimiento activo".
  • El Gobierno fía el pago de las pensiones al empleo y pasa de los malos datos mensuales de agosto, prefiere hablar de evolución.
  • Y de sueldos, nada: es pronto para revelar su propuesta de subida del SMI para 2018, aunque seguramente será inferior al alza del 8% de este año.
Al Gobierno ni se le ocurre bajar las cuotas sociales, pues "la principal prioridad para el sistema de la Seguridad Social es corregir su situación de déficit". Así ha respondido el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos (en la imagen, junto al secretario de Estado, Juan Pablo Riesgo) a Hispanidad, en rueda de prensa. Y todo ello, aunque España es el país donde la empresa paga más cuotas comparada con el trabajador y más cuotas en general, lo que no facilita las cosas a la hora de contratar y promociona la economía sumergida. Burgos espera que "la evolución de ingresos siga siendo suficiente para cubrir el desfase y asegurar la sostenibilidad". De nuevo, fía el pago de las pensiones al empleo (poco tranquilizador, sobre todo en una sociedad envejecida). El Gobierno tampoco baraja retrasar la edad de jubilación más allá de los 67 años -algo que paulatinamente se logrará en 2027-, un "proceso transitorio que es el adecuado y el que debemos seguir manteniendo". Y eso a pesar de que Burgos insiste en distinguir edad real de jubilación y edad legal, donde hay brecha: 64 años y 2 meses, según datos al pasado junio, frente a 65 años y 5 meses. ¿La razón? Elevadas cifras de jubilaciones anticipadas y parciales: más de 3.300 personas se jubilaron hasta junio con 70 años o más. Pero no se preocupen, no las endurecerán, sino que seguirán apostando por el "envejecimiento activo". Y de sueldos, nada de nada, aunque la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha pedido que suban. El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, ha subrayado que el Gobierno sólo fija el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y aún es pronto para revelar la propuesta de subida para 2018. Aunque seguramente será inferior al alza del 8% que ha tenido este año… por exigencia del PSOE. Respecto a los datos de paro y afiliación de agosto, el Gobierno ha dado poca relevancia a los mensuales -que han sido malos- y ha preferido hablar de evolución. El desempleo ha subido en 46.400 personas, pero ha bajado en 302.650 en los ocho primeros meses y en 315.172 en el último año (-8,5%), y Riesgo ha subrayado que en agosto ha subido la tasa de cobertura (un punto hasta el 58,78%) y la contratación indefinida ( 9,8%, hasta los 115.382). Por su parte, la afiliación ha caído en 179.485 personas (-0,97%), sobre todo en educación e industria, pero Burgos espera que esto se arregle con la reanudación de dichas actividades tras su fuerte parón estival; además es optimista porque el sistema tiene 609.849 afiliados más que hace un año. Cristina Martín [email protected]