• Según Julio Segura, la CNMV no sirve para nada: sólo aprobó el folleto de salida.
  • Al parecer, un detalle mínimo, es decir, si el precio de venta es el adecuado, no forma parte del 'folleto'.
  • Entonces, ¿para qué sirve la CNMV?
  • Segura quería desviar el balón hacia el Banco de España.
  • Pero a Fernando Restoy, luego subgobernador del supervisor y presidente del FROB, no puede agradarle el jueguecito.
El juicio de la OPV de Bankia, que dirige el magistrado Fernando Andreu, se está convirtiendo en el tinglado de la antigua farsa. Han pasado por allí el entonces presidente de la CNMV, Julio Segura (en la imagen), y el vicepresidente, Fernando Restoy, luego subgobernador del Banco de España y presidente del FROB durante el clímax de la crisis bancaria. Pues bien: Segura ha desviado balones fuera, hacia el Banco de España. Asegura que la CNMV sólo se encarga de aprobar el folleto de salida a Bolsa. Pero, oye, campeón, que en el folleto figura la parte sustancial de toda la OPV u OPS: el precio que el vendedor exige. Y si la CNVM no le echa un vistazo para ver si ese precio es el adecuado (clave de todo el proceso), ¿para qué puñetas sirve la CNMV? Dice Segura que el hecho de que se dedique una parte a un tramo institucional era garantía para el pequeño inversor. Pero según y cómo, porque los intereses de un pequeño inversor, que no entra ni sale continuamente, sino que se queda a cortar el cupón, son muy distintos del de un fondo. En cualquier caso, el juicio de Andreu se está convirtiendo en un vodevil. No creemos que a Restoy le hiciera mucha gracia lo que decía su compañero. Entre otras cosas, porque él siempre ha defendido que Bankia estaba perfectamente contabilizado y que en los negocios, en suma, unas veces se gana y otras se pierde, particularmente en los negocios especulativos. En cualquier caso, ¡menudo numerito! Eulogio López [email protected]