• Josep Oliu pretende jubilarse como el presidente del tercer banco del país, que superaría a la Caixa.
  • Aunque su sucesor como presidente único sería José Ignacio Goirigolzarri.
  • El BCE apoyaría la operación y el Gobierno lo considera un éxito para la privatización de Bankia.
Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, vuelve a la carga. No le salió la fusión con el Popular y ahora lo pretende con Bankia. Una fusión entre la entidad con sede en Alicante y otra con sede en Valencia, daría lugar al tercer grupo bancario del país, por delante de Caixabank. Además, Oliu (68 años), junto a María José García Beato, secretaria general, convertida en 'hombre fuerte' del Banco, planea ya un nuevo horizonte: quiere copresidirlo con José Ignacio Goirigolzarri, como sucesor automático cuando él se retire. Francfort aplaudiría: ya saben que sólo quiere bancos grandes, muy grandes. Y al ministro Luis de Guindos tampoco le disgustaría mucho: a fin de cuentas, una fusión Bankia Sabadell es la mejor manera de privatizar Bankia. Eulogio López [email protected]