• La constructora se ajustó a las bases y adjudicación del viaducto Bicentenario, según la auditora PWC.
  • Pero encuentra discrepancias de 14,3 millones de euros, que OHL rebaja a 1,8 millones, el 0,5% de la inversión.
  • Es el desenlace al dolor de muelas de OHL desde hace 14 meses, al que se han sumado otros de reputación corporativa.
  • Hoy sube en bolsa, pero en el año pierde un 60%, a pesar de relevo en la cúpula directiva.
OHL tiene varios frentes para recuperar la confianza de los inversores y levantar así el valor en bolsa, que acumula una caída anual del 60%, pero todo pasa por México, que se ha convertido en el dolor de cabeza de la compañía, tras el escándalo de las grabaciones telefónicas entre directivos de la filial mexicana, OHL México, y las dudas sobre la concesión del viaducto Bicentenario, que forma parte de una autopista de peaje (en la imagen). Ya tenemos más datos de que el desenlace se acerca. Eso es lo que da a entender el hecho relevante de OHL a la CNMV, con los resultados de la auditoría interna, realizada por Pricewaterhouse Coopers (PWC) y encargada por el Estado de México, sobre las presuntas irregularidades y 14 meses después de que ocurrieran. Y eso ha provocado que el valor suba en bolsa en torno al 2%: es lógico al carpetazo a una agria polémica. La conclusión del informe es que el proceso de licitación se desarrolló de acuerdo a las bases del concurso y la adjudicación fue conforme a derecho (las normas del Estado de México), pero a pesar de ello, el Gobierno de ese Estado impondrá una multa a OHL, que tiene previsto dar a conocer este lunes, según otro comunicado, ayer, de la autoridad mexicana. En suma, el estudio de PWC ha detectado unas discrepancias de 14,3 millones de euros (269 millones de pesos), equivalente al 2,7% del importe del contrato, que ascendió a 531 millones de euros (11.000 millones de pesos). México es, efecto, un problema para OHL, pero no el único. Es la razón por la que, como informábamos el viernes, 19, OHL valga menos que su participación en Abertis. Eso, a pesar de los cambios en la cúpula directiva, que tampoco ha disipado las dudas. Pero sin olvidar, tampoco, los problemas de reputación corporativa: presuntas comisiones ilegales a miembros del PP o el presunto acoso sexual del yerno de Villar Mir, Javier López Madrid, a una doctora… Volviendo a las discrepancias del informe de PWC. Se centran en tres aspectos. En primer lugar, la falta de documentación justificativa de las obras realizadas, punto admitido por OHL, por un monto de 1,8 millones de euros (37 millones de pesos), equivalente al 0,5% de la inversión. El segundo aspecto es de tipo administrativo, la metodología empleada para la actualización del precio de los materiales empleados. La empresa defiende la suya. La discrepancia es tres millones de euros (62 millones de pesos). Y la tercera discrepancia afecta al aumento de la inversión reconocida en el sistema de peaje, por 9,6 millones de euros (197 millones de pesos). Para la compañía, ya fue revisada, solventada y concluida este año, aunque y PWC no lo refleja porque realizó su informe antes. Andrés Velázquez [email protected]