• Toda vez que ahora preside Ferroglobe.
  • Mientras, Tomás García Madrid fuerza el saneamiento y las contrataciones.
  • No solo ha forzado las pérdidas en 2016 sino que, además, también se ha plantado: no habrá dividendo en 2017.
  • Y en este contexto ningún activo del Grupo Villar Mir está libre de ser enajenado.
Javier López Madrid (en la imagen) fue nombrado presidente de Ferroglobe hace algo más de dos meses, en enero de este año. Desde entonces, su actividad profesional se ha centrado en la filial de electromatalurgia de Grupo Villar Mir. No es cualquier cosa: Ferroglobe es el líder mundial en la producción de silicio metal, con 68 hornos repartidos en 23 centros de producción en ocho países: cinco en España, Francia y Estados Unidos, tres en Sudáfrica y uno en Canadá, Argentina, Venezuela y China. Así las cosas, López Madrid está barajando su salida del Consejo de Administración de OHL, del que es consejero dominical desde junio de 1992. Además de OHL y Ferroglobe, el yerno de Villar Mir forma parte del Consejo de Administración, junto a Tomás García Madrid, de Grupo Villar Mir, la matriz de todo el conglomerado empresarial de la familia. Mientras tanto, Tomás García Madrid, vicepresidente segundo y consejero delegado de OHL, fuerza el saneamiento y las contrataciones de la constructora. Es decir, no solo ha forzado las pérdidas de 2016 -la compañía declaró saneamientos por valor de 670 millones de euros y registró pérdidas de 432 millones- sino que, además, se ha plantado: no habrá dividendo en 2017. Como no podía ser de otra forma, el mercado aplaudió el arrojo de García Madrid al reconocer los números rojos, aunque lo cierto es que no eran tan abultados. En cualquier caso, el efecto sobre la cotización no habría tenido continuidad sin los contratos firmados por la compañía en las últimas semanas. Hablamos del mayor contrato en Estados Unidos, por 1.200 millones de euros, firmado a principios de febrero, o los dos nuevos proyectos adicionales del AVE a la Meca, o los dos contratos de construcción en Manhattan por 180 millones. Pero que nadie se duerma en los laureles. En este contexto de saneamiento, García Madrid está dispuesto a vender hasta la corbata, y no solo de OHL sino del Grupo Villar Mir, del que es consejero delegado, y que incluye compañías como la propia Ferroglobe, Inmobiliaria Espacio, VM Energía o Fertiberia, una de las joyas de la corona, que en 2015 representó el 13% de las ventas de todo el Grupo. Pablo Ferrer [email protected]