• Villar Mir lo tiene claro y sólo aguarda la ocasión para prescindir del Ceo.
  • En el primer trimestre del año el apalancamiento ha vuelto a superar tres veces el ebitda y, lo que es peor, la deuda con recurso al accionista se ha disparado un 98,1%.
  • Mientras, la filial mexicana se desploma en bolsa por ignorar las indicaciones del regulador.
Después de un año marcado por la necesidad de reducir el endeudamiento, un endeudamiento inusual en la compañía que preside Juan Miguel Villar Mir y que dirige Josep Piqué (en la imagen) desde octubre de 2013, OHL ha vuelto a las andadas. Según los analistas del Sabadell, el apalancamiento vuelve a supera tres veces el ebitda y el grupo no genera caja, es decir, empiezan a fallar los ingresos. Y cuidado, porque la deuda con recurso al accionista se ha disparado un 98,1% hasta marzo, esto es, ha pasado de 379,4 millones de euros (diciembre de 2015), a 751,6 millones. Al cierre del ejercicio anterior, la deuda con recurso representaba el 9,5% de todo el endeudamiento neto. A 31 de marzo ese porcentaje ha aumentado hasta el 17,8%. Mientras tanto, la filial mexicana se desplomó un 6% en bolsa el martes (17 mayo), al desoír las indicaciones del regulador bursátil acerca de cómo debía contabilizar el cobro en las concesiones más importantes. De haberlo hecho, el resultado hasta marzo de OHL México habría sido de 8 millones de euros de pérdidas en lugar de los 100.000 euros de beneficio que publicó. La caída bursátil en México contrasta con la fuerte subida de la cotización del grupo en España durante la sesión de este miércoles. A dos horas del cierre y con un Ibex prácticamente plano, las acciones de OHL subían más de un 3%, hasta los 5,2 euros por título. Sea como fuere y al margen de los vaivenes bursátiles, la opinión de Villar Mir sobre Piqué no ha variado y le quiere fuera de OHL. Y ahora, con todo lo que está sucediendo, puede ser un buen momento. Pablo Ferrer [email protected]