• Rusia acusó ayer al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su familia, de beneficiarse del tráfico de petróleo robado por el Estado Islámico en Siria e Iraq.
  • Erdogan pidió pruebas de las acusaciones rusas.
  • Mientras el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Mark Toner, negó que Turquía esté comprando petróleo al Estado Islámico.
Rusia acusó ayer al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su familia, de beneficiarse del tráfico de petróleo robado por el Estado Islámico en Siria e Iraq. "Turquía es el principal consumidor de este petróleo robado a sus dueños", dijo el viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antónov. En concreto, Antónov involucró al hijo del presidente, en cuanto dirigente de una de las compañías energéticas más grandes de Turquía, y al yerno de Erdogan, ministro de Energía. "¡Qué brillante negocio familiar!", dijo. "Los dirigentes turcos, incluido Erdogan, no reconocerán nada, incluso si sus rostros están untados con petróleo robado", apuntó el viceministro. El Ministerio de Defensa ruso anunció que colgará en breve en su página web un informe detallado que confirma sus acusaciones. Erdogan pidió pruebas de las acusaciones rusas. "Nadie tiene derecho a lanzar contra Turquía una calumnia como decir que compramos petróleo al Daesh. Turquía no es tan inmoral como para comprar petróleo a una organización terrorista. Quienes lanzan esta calumnia deben demostrarla", sentenció. El presidente condenó a "quienes usan el Daesh como pretexto para llevar a cabo sus propios proyectos en Siria". En esto, se mete por medio EEUU. El portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Mark Toner, negó que Turquía esté comprando petróleo al Estado Islámico y cargó contra Moscú por apoyar al régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, quien "en algún momento era el que compraba" ese petróleo. Así que Obama, por boca de Toner, se empecina en defender a los turcos, que como se sabe son miembros de la OTAN y también pretenden entrar en la UE, algo a lo que por ejemplo Francia se negó al no validar el referéndum de aprobación de la Constitución europea. Y es que los franceses no se fían de los turcos, acaso porque llevan en germen el fundamentalismo islámicoAndrés Velázquez [email protected]