• A tres días de que finalice su mandato, el presidente saliente trata de que se hable de él y no de la toma de posesión de Trump. Para ello toma medidas 'extrañas'.
  • Por ejemplo, conmuta la pena a la exsoldado Chelsea Manning, condenada a 35 años de prisión por filtrar más de 700.000 documentos secretos a Wikileaks.
  • Lo cual le ha valido las críticas ácidas de los republicanos: Paul Ryan califica el perdón de "escandaloso" porque la militar puso en peligro vidas de estadounidenses.
  • Obama también expulsó recientemente a 35 miembros del cuerpo diplomático ruso.
  • O poner fin a la política de "pies secos, pies mojados" para los cubanos.
El presidente estadounidense, Barack Obama, ha anunciado este martes -a tres días de que finalice su mandato- la conmutación de la pena a la exsoldado Chelsea Manning, condenada a 35 años de prisión por filtrar más de 700.000 documentos secretos a Wikileaks en 2010 mientras era analista de inteligencia militar. Saldrá en libertad el próximo 17 de mayo, informan agencias. Manning, que se llamaba inicialmente Bradley y que comenzó un tratamiento de cambio de sexo para ser mujer, intentó suicidarse en julio y octubre del año pasado en la prisión militar de Fort Leavenworth, en Kansas, donde cumple condena. Cuando salga en libertad habrá pasado cuatro años en la cárcel. Por el contrario, el perdón a Manning ha provocado la indignación de los políticos del Partido Republicano. El senador republicano Tom Cotton ha asegurado que Estados Unidos no debe "tratar como mártires a traidores", mientras que el también senador John McCain ha dicho que el "deshonor" de Manning quedará en su nombre para siempre. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha calificado el perdón de "escandaloso" porque la militar puso en peligro vidas de estadounidenses, y ha agregado que la decisión de Obama crea "un peligroso precedente" que envía el mensaje de que "los que comprometen la seguridad nacional no rendirán cuentas". Más medidas 'curiosas' y recientes de Obama: sorprendió a muchos el 2 de enero con el anuncio de sanciones a cuatro individuos rusos y cinco organizaciones a las que relaciona con el 'hackeo', así como la expulsión de 35 miembros del cuerpo diplomático ruso. Asimismo, presidente saliente decidió poner fin con carácter inmediato a la política de "pies secos, pies mojados" por la que, durante más de 20 años, prácticamente todo cubano que alcanzara territorio estadounidense podía quedarse en el país, aunque hubiera entrado de forma ilegal. El mandatario, en una de sus últimas decisiones al frente de la Casa Blanca, también ha ordenado el término de un programa que incentivaba que médicos cubanos, uno de los orgullos de la isla, abandonaran su país, contó El País. Andrés Velázquez [email protected]