• FCC posee el 3%, por un 17% ACS y el 77% TeliaSonera. Y estos dos últimos están pensando en vender.  
  • Es la espina clavada del mexicano y desde ahora consejero de FCC: siempre se ha quejado de que tenía las puertas cerradas en España.
  • Pero también quiere aprovechar su alianza con Esther Koplowitz para desarrollar negocios de construcción, concesiones, cemento, agua e inmobiliarias. 
  • Respecto a los cambios en el Consejo, el cambio histórico es la salida de Rafael Montes. 
  • Y aún deba salir Lourdes Martínez Zabala y renovarse los tres independientes (hoy Mourullo, Villapalos y Orsini).
  • Obsérvense los apellidos árabes de los nuevos consejeros de Slim.

Cambios en el Consejo de Administración de FCC, aún no concluidos, en la línea que adelantara Hispanidad. Esther Koplowitz y sus tres hijas (Esther, Alicia y Carmen) estarán en el consejo de administración en representación de B-1998, propietaria del 24,5% del capital. Esther Koplowitz como vicepresidenta y Esther Alcocer Koplowitz como presidenta del Grupo. Carlos Slim (en la imagen) dispondrá de otros cuatro. Él mismo, que ha querido estar en el Consejo y otros tres vocales, entre los que figuran apellidos de origen árabe. Lógico. Lo que mucho no consideran es que la fortuna Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, se reparte entre familias de origen libanés asentadas en México; un grupo de familias que ha mantenido el patrimonio unido y a Slim como referencia. 

El hecho de que el mexicano haya optado por figurar personalmente entre los miembros del Consejo, algo extraño a su habitual manera de proceder, da cuenta de la importancia que otorga a su entrada en FCC. Enseguida veremos por qué. 

Por otra parte, la remodelación del Consejo aún no ha concluido. Queda el relevo de los tres independientes (Olivier Orsini, Gustavo Villapalos y Rodríguez Mourullo), que serán nombrados a propuesta de un cazatalentos. Aún más, la vocal Lourdes Martínez Zabala, de de grupo Bodeguero Faustino,
abandonará el Consejo en un mes, cuando, según lo previsto, Esther Koplowitz, tras conseguir un buen acuerdo con la banca acreedora, se haga con la propiedad total de B-1998. Eso significará que Caixabank y Faustino
habrán vendido a Slim su participación del 2,5%
que aún retienen en FCC y el propietario de America Móvil se convierta en el tenedor del 28,1% del capital.

Lo más relevante es la salida del Consejo de Rafael Montes, un histórico de FCC que aún mantenía su influencia desde el órgano de Administración. 

Ahora bien, lo importante  es que Slim quiere convertir FCC en su plataforma de entrada en España, un país sobre el que tiene muchas quejas: considera que siempre le ha cerrado las puertas. Quiere participar activamente en los negocios que entiende: concesiones, cemento, construcción, inmobiliaria y agua. Y puede ser un gran apoyo en este sentido para Esther Koplowitz.

Pero lo más noticioso es que Slim estudia entrar en el terreno que siempre le ha sido vedado: las telecomunicaciones, su especialidad. Slim siempre se ha quejado de que los gobiernos españoles protegían demasiado a Telefónica, aunque hay que recordarle que aún más le protege a él la administración mexicana a la hora de cerrarle las puertas a Telefónica en el país norteamericano.

Pues bien, FCC posee el 3% de Yoigo, donde le acompañan el máximo propietario, los escandinavos de TeliaSonera, con un 76,6% y Florentino Pérez, pues ACS dispone del 17%. Tanto como Florentino como los nórdicos quieren vender. Slim estudia la compra, para convertir a Yoigo, con licencia
de móvil en la plataforma para operar en las telecomunicaciones españolas. En estudio sí, pero es una oportunidad que el mexicano no quiere desaprovechar.

Por cierto como también adelantara Hispanidad, FCC tiene ahora en su accionariado a los dos hombres más ricos del mundo, con permiso de Warren Buffett. Es decir, a Bill Gates -que no ha querido diluirse- y posee el 5,7% de la constructora.   

Eulogio López

[email protected]