• Diferencias en el Gobierno después de que la vice abriera la puerta a no aplicar el 155 si Puigdemont convocaba elecciones.
  • Y Moncloa, claro está, se vio en la obligación de desmentirla.
  • Margarita Robles escenifica la división en el Congreso: el PSOE no apoyará al Gobierno si Puigdemont convoca elecciones.
  • Y el president de la Generalitat hace gala de chulería: no irá al Senado, pero alegará por escrito contra el 155.
Por si fuera poco lo que estamos viviendo, asistimos a una nueva crisis entre Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría (ambos en la imagen), a cuenta, claro está, de Cataluña. Dicha crisis ha surgido por la metedura de pata de la vice en una entrevista radiofónica el pasado lunes, aunque en el fondo subyace el fracaso en su cometido: a pesar de sus muchos viajes a Barcelona, no ha podido parar el desafío separatista. Ahora hay diferencias en el Gobierno, pues Soraya abrió la puerta a no aplicar el artículo 155 si Puigdemont convocaba elecciones. Y Moncloa, claro está, se vio en la obligación de desmentirla, como recoge Voz Pópuli. En la sesión de control al Gobierno de este miércoles, la portavoz socialista, Margarita Robles, ha escenificado la división en el Congreso. Y es que el PSOE no apoyará a Rajoy si Puigdemont convoca elecciones. A pesar de todo esto, el Ejecutivo ha señalado que las diferencias con los socialistas son "mínimas" y que el Senado puede adaptar el artículo 155 a las circunstancias. Eso sí, desde el PP se ha comentado que la actitud del PSOE refleja las presiones del PSC y se ha insistido en que se debe mantener la postura y no se pueden dar bazas a quien está desafiando de esta manera al Estado. Y paralelamente, Puigdemont ha vuelto a hacer gala de chulería porque no irá al Senado ni el jueves ni el viernes, pero alegará por escrito contra el 155. ¿La razón para no venir a Madrid? Que el 155 es definitivo y el Govern considera que no hay nada que exponer. Por tanto, ahora las miradas estarán puestas en su intervención en el pleno del Parlament en la tarde del jueves. Cristina Martín [email protected]