• El modelo de resolución, según la presidenta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE: todo banco en crisis debe ser liquidado o absorbido.
  • En cualquier caso, quiere que haya bancos grandes preparados para comerse a los pequeños.
  • Como hizo el Santander con el Popular.
Hay demasiadas entidades financieras. Sobran, no sólo oficinas y empleados bancarios, sino bancos enteros. Y no lo decimos nosotros. Lo ha dicho este miércoles la presidenta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del Banco Central Europeo, Danièle Nouy (en la imagen), durante su intervención en el VIII Encuentro Financiero organizado por Expansión y KPMG. Es decir, la cosa va en serio. "Demasiadas entidades están compitiendo ferozmente por los clientes. La competencia significa que no todos los bancos pueden generar beneficios", ha explicado, refiriéndose, no sólo a España sino a toda Europa. En otras palabras, habrá entidades que no sobrevivan. Pero tranquilos, porque Nouy lo tiene todo pensado: las entidades en crisis, "que dejen de existir o que se fusionen", ha señalado. Pero a Nouy no le gusta cerrar bancos. No hace moderno. Ahora bien, tampoco le gustó la manera en la que desaparecieron algunos de ellos, con ayudas públicas. Por eso se aprobó el nuevo marco de resolución en Europa, un modelo "exitoso" según Nouy, ya que permite liquidar bancos "de forma adecuada". Por ejemplo, el Popular, que fue intervenido y entregado al Santander por un euro a pesar de que valía 1.300 millones en Bolsa y meses antes había recibido ofertas mucho mayores. Hay otro modo de acabar con tantos bancos: "que se fusionen". El problema, según Nouy, es que, "de momento no es un proceso que estemos viendo, porque los bancos son un poco reacios a las fusiones bancarias", ha explicado. En cualquier caso, Nouy quiere que haya entidades valientes capaces de lanzarse al ruedo de las fusiones. "Son complejas (las fusiones), caras, arriesgadas y requieren espíritu aventurero porque las incertidumbres prevalecen", ha afirmado. Pablo Ferrer [email protected]