• No, el obispo de San Sebastián no ha dicho que los cristianos deban votar al PP. De hecho, ha dicho lo contrario.
  • Y en octubre de 2014, cuando el PP decidió no reformar la ley del aborto, Munilla afirmó: "Un católico que aspire a ser fiel a los principios de la Doctrina Social Católica, no puede votar en coherencia a los partidos políticos de ámbito nacional presentes en el actual Congreso de Diputados".
  • Vamos con la doctrina. El obispo de San Sebastián explica: "Si el recurso al mal menor es habitual, termina siendo algo perverso".
  • Añadió: "Eso es lo que ha ocurrido en España, y ya hemos visto dónde nos ha llevado: a que todo el mundo piense lo mismo, que la ideología de género sea la doctrina común de todo el mundo...".
  • E insistió: "Si los católicos renuncian a votar en conciencia y solo hacen voto útil 'por mal menor, por mal menor, por mal menor'... al final por el camino del mal menor llegan al mal mayor".
  • También opina que abstenerse -en el caso de estas elecciones en España- le parece poco compatible con la Doctrina Social de la Iglesia.
El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha realizado unas reflexiones basadas en la Doctrina Social de la Iglesia, de cara a las próximas Elecciones Generales que se celebrarán en España el domingo 26 de junio, recoge Religión en Libertad. Estas reflexiones las ha realizado en Radio María, en una alocución de 8 minutos en el programa "Sexto Continente" del pasado 3 de junio, en los que comenta la situación electoral y reafirma la obligación del cristiano de votar en conciencia, votar buscando el bien. Un cristiano solo podría votar al mal menor en ocasiones absolutamente excepcionales. El obispo Munilla formuló un principio: "Hay que anteponer el voto en conciencia al voto útil". Porque, dijo, "si los católicos renuncian a votar en conciencia y solo hacen voto útil 'por mal menor, por mal menor, por mal menor'... al final por el camino del mal menor llegan al mal mayor". Y añadió: "Si se recurre al mal menor ha de ser algo 'excepcional'. No puede ser la fórmula habitual de presencia en la vida pública de un católico. Si tu forma habitual es el mal menor...¡es que al final nunca acabas de apostar por el bien! Si el recurso al mal menor es habitual, termina siendo algo perverso. Eso es lo que ha ocurrido en España, y ya hemos visto dónde nos ha llevado: a que todo el mundo piense lo mismo, que la ideología de género sea la doctrina común de todo el mundo... El pensamiento único: a eso hemos ido por el principio del mal menor". El obispo afirmó: "La Iglesia no dirá nunca 'en este caso concreto has de votar a este' o 'has de votar en blanco', no". La Iglesia da unos principios de discernimiento para que un católico haga su aplicación concreta. Después comenta en este análisis que abstenerse -en el caso de estas elecciones en España- le parece poco compatible con la Doctrina Social de la Iglesia. También comenta que el sistema de segunda vuelta (que no existe en España pero sí en otros países) es una buena forma de que los votantes decidan quién gobierna al final, y no los partidos, con extrañas alianzas e intercambios. Sobre la pregunta del oyente acerca de si es legítimo interpretar estas elecciones como una segunda vuelta comenta que puede ser legítimo interpretarlo así, pero igual de legítimo es interpretarlo de otra manera, por ejemplo, "un católico puede decir que en estas elecciones estamos igual que en las anteriores". También podría ser legítimo tratar estas elecciones "como si se tratase de una segunda vuelta, y hacer una interpretación en base al mal menor. Bueno, creo que cada ciudadano tiene que ser él el que aplique el principio". Después añade que para él "lo importante es que creamos en el principio de que el voto en conciencia tiene que estar por encima del voto útil y que el recurso al mal menor tiene que ser solamente excepcional. En este caso, esa excepcionalidad, ¿se da o no se da? Que lo decida en conciencia cada uno". Recordemos que en octubre de 2014, a raíz de la retirada por  parte  del  Presidente  de  Gobierno  del "Anteproyecto de Ley Orgánica  para  la  Protección  de  la  Vida  del  Concebido  y  de  los  Derechos  de  la  Mujer Embarazada", Munilla aseguraba en una carta: que "los creyentes tienen un serio problema: "En el arco parlamentario actual no existe ningún partido de ámbito estatal capaz de representar al voto católico". "Un católico que aspire a ser fiel a los principios de la Doctrina Social Católica, no puede votar en coherencia a los partidos políticos de ámbito nacional presentes en el actual Congreso de Diputados". Andrés Velázquez [email protected]